Inicio»Carmen»Llamada anónima, fundamental

Llamada anónima, fundamental

3
Compartidos
Google+

El día convenido ven que la víctima llega en motocicleta a su domicilio, y con el rostro cubierto lo interceptan para subirlo a punta de pistola en una camioneta tipo Windstar, color azul. La esposa del plagiado se percata y sale de la vivienda gritando ¡Negro! ¡Negro! Para amedrentarla, un secuestrador le apunta en la cabeza.

Mientras los secuestradores dejaban a Marco Antonio en un rancho lejano, la dama recibe llamada anónima que le indicaba qué familia había plagiado a su esposo, quiénes estaban involucrados y el domicilio de estos.

Con esta información, las autoridades ubican de inmediato dónde radican las familias R. M y S. C. En la tarde, agentes ministeriales llegan y ejecutan detenciones para evitar la huida de los moradores.

José Enrique, Porfirio, Marcos, José Luis —brazo ejecutor—, y Karina Guadalupe, eran los organizadores. El Huero y una persona más cuyo nombre no proporcionaron, estuvieron a cargo de las llamadas para exigir el rescate.

Al enterarse que estaban sobre sus huellas, quienes cuidaban a Marco Antonio acuerdan soltarlo, al tiempo que le indicaron: “Estás de suerte. Lánzate”.

Durante las llamadas de negociación, el grupo armado pidió primero 10 millones de pesos y luego fue bajando la cifra hasta seis millones.

La investigación continúa porque aún falta por declarar el lesionado, y hay dos cómplices más aparentemente prófugos.

Noticia anterior

Prisión preventiva a secuestradores

Siguiente noticia

Servidores públicos protegieron a Yáñez