Tribuna Campeche

Diario Independiente

Agilicen denuncias contra el exalcalde

Da click para más información

La Auditoría Superior del Estado de Campeche (Asecam) y la Contraloría Municipal no deben pasar por alto las denuncias públicas que hicieron en su oportunidad exfuncionarios municipales de la administración del panista Pablo Gutiérrez Lazarus, sobre “facturas alteradas”, cuya cifra podría superar los 200 millones de pesos.

Afirmó lo anterior Jorge Arturo García Hernández, presidente de la Organización para el Progreso Comunitario y Familiar de Carmen, al exigir auditar los tres años de la gestión municipal de Gutiérrez Lazarus, antes que cualquier acción penal que se pudiera ejercer en su contra prescriba.

Recordó que durante el malogrado trienio panista, varios exfuncionarios municipales, entre ellos Ana Carmen Ongay Reyes, excoordinadora municipal de Turismo; Jorge Pérez Falconi, exdirector de Educación y Cultura, Pedro Hernández MacDonald, excoordinador de Bienestar Social y María Elena Maury Pérez, exsíndica jurídica, dieron a conocer que se “inflaban facturas para saquear las armas municipales”.

Explicó que de acuerdo con los datos proporcionados por los propios exfuncionarios, al ser removidos de sus cargos por el revanchismo político del exalcalde, el monto de las “facturas alteradas” puede ascender a más de 200 millones de pesos, lo cual representa “otra raya más al tigre de la corrupción que imperó en la pasada administración municipal”.

“El nefasto ejercicio público que encabezó Gutiérrez Lazarus, estuvo plagado de irregularidades que deben ser sancionados por las autoridades, sin dejar pasar ninguna de las acusaciones que se hicieron en su contra, tanto públicas como en medios o de manera escrita, ya que el pueblo exige que se castigue a quienes saquearon las arcas municipales”, asentó.

Indicó que a través de la Dirección de Desarrollo Social y Económico, el exalcalde Pablo Gutiérrez Lazarus llenó bodegas enteras de láminas, pinturas, bicicletas y despensas, que se utilizaron para su campaña política electoral en busca de su fallida reelección.

Mientras le fueron negados a los ciudadanos que lo requerían diversos apoyos, como es el caso de los adultos mayores de la Antorcha Campesina, “a quienes trató como delincuentes, al colocarles cada semana barricadas para impedirles el acceso al Palacio Municipal”.

Asimismo, dijo que la Asecam y la Contraloría Municipal, cuentan con pruebas suficientes para llevar a juicio ante las autoridades a Gutiérrez Lazarus, por el latrocinio cometido durante su gestión, el cual compartió con su círculo más cercano de allegados.

Ya es tiempo que las autoridades de los tres niveles de Gobierno dejen de usar el tema de la corrupción y pongan en la cárcel a los saqueadores de las finanzas públicas, ya que de otra manera, al hacer sólo las denuncias ante los medios de comunicación, se convierten en cómplices de los delitos que revelan, aseveró.

Gutiérrez Lazarus tiene mucha cola que le pisen y no deben esperar que la acción penal prescriba para intentar fincarle responsabilidades, lo que deben hacer a partir de este momento si es que en verdad se quiere hacer efectiva el lema de que en Campeche nadie debe estar por encima de la ley.