Inicio»Carmen»Navieros también dañó a exobreros

Navieros también dañó a exobreros

0
Compartidos
Google+

La empresa Administradores Navieros del Golfo (ANG) siempre regenteó los intereses de varias compañías petroleras, incluyendo a Oceanografía de Amado Yáñez Osuna, dejando en indefensión laboral a muchos exobreros que todavía litigan en tribunales esperando su liquidación.

Señaló lo anterior, José Jesús de la Cruz Hernández, secretario general de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (Catem), al indicar que la maraña que envuelve a la naviera nace porque crearon ANG para el control de las nóminas de un buen número de compañías petroleras como Mercasol, Limited General Services, Constru-Delta y Apromex, incluso le daban servicio a la trasnacional Mexdrill Offshore.

La idea de las empresas estaban enfocadas en administrar las nóminas con la outsourcing ANG y quitarle los problemas con el IMSS, Infonavit y la Secretaría de Finanzas que cobraba un porcentaje por cada empleado dado de alta.

Expresó que cuando una empresa te contrataba y querías demandar alguna violación rebotabas contra ANG, que era el escudo —outsourcing— para esquivar un litigio ante cualquier tribunal, así se las gastaban.

Detrás del regenteo laboral que ejecutaba la empresa se encontraba la mente de Leopoldo Burgos, que fue colocado por Fabián Narváez Tovar, socio de Yáñez Osuna. Esos tres empresarios vilipendiaban a la clase obrera que estaba bajo sus órdenes, señaló.

ANG siempre eludió responsabilidades laborales y hacendarias, incluso cambiaba de domicilio porque primero estuvo ubicada en la calle 38 entre las 55 y 57 de la colonia Revolución, después abrió despampanante oficinas sobre la avenida Eugenio Echeverría Castellot y de la nada se cambio a la Concordia, donde recientemente estalló el escándalo por el control de la empresa, explicó De la Cruz Hernández.

Sostuvo que el problema no es el enfrentamiento entre los intereses de Yáñez Osuna, Leopoldo Burgos y Narváez Tovar, sino el abandono de varios litigios laborales que mantienen, porque sus argucias legaloides generan desfase en muchas demandas contra las empresas que “administraban”.

Sobre el enfrentamiento por el control de ANG y que derivó en la detención y encarcelamiento de 10 personas, dijo que la debacle económica de Oceanografía provocó un maremoto de oscuros intereses, donde el saldo preliminar ya quedó expuesto a la opinión pública.

“Hago este recuento de cómo se enlazaron dichas empresas, porque varios exobreros han esperado muchos años un laudo a su favor, ya que presentaron demandas por despido injustificado contra Mexdrill, Constru-Delta, Mercasol, entre otras, sin que hasta la fecha se les haya hecho justicia”, aseguró.

Mientras ellos pelean quedarse con la mayor parte de esa compañía, ya hubo daños colaterales, como familias que tienen a sus parientes en la cárcel y otras a la espera de que sus esposos ganen sus laudos, acotó De la Cruz.

Noticia anterior

Con sargazo crearían insecticida

Siguiente noticia

Urge revalorizar la lengua maya