Inicio»Carmen»Plataformas son bomba de tiempo

Plataformas son bomba de tiempo

0
Compartidos
Google+

Por la falta de mantenimiento en las más de 200 plataformas y la red de ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), la Sonda de Campeche está asentada sobre una bomba de tiempo, ante lo cual urge reactivar el sistema de cuidado o conservación, para abatir los riesgos de una tragedia humana.

Así lo alertó Gonzalo Hernández Pérez, presidente del Clúster de Energía de Campeche, y consideró preocupante la situación, porque frente a las costas de Carmen está uno de los complejos petroleros más grandes del mundo, con más de 200 plataformas, algunas independientes, satélites de recompresión, entre otras.

Al igual que en tierra las casas y edificios requieren mantenimiento, las instalaciones marinas de Pemex necesitan labores preventivas y correctivas, pero no se realizan desde hace seis años, lo que ha propiciado accidentes, algunos con consecuencias fatales como los de Abkatún Alfa en 2015 y 2016.

“Todo deriva de la situación financiera que Pemex comenzó a padecer de 2014 a la fecha, y claro que quienes lo escuchen como algo alarmante dirán que exageramos, pero si no se le da mantenimiento adecuado a las instalaciones, estamos sobre una bomba de tiempo”.

Un motivo de riesgo —continuó Hernández Pérez—, es la transportación de crudo y gas, pues son químicos peligrosos y altamente flamables que en cualquier momento contaminan el medio ambiente y el mar.

Se refirió a la fuga de gas y crudo en el ducto marino Ixtal A-Abkatún D, ocurrida el martes 4 de junio y donde por fortuna no hubo heridos, como un riesgo constante.

En la presentación del Plan de Desarrollo Energético —recordó—, al que asistieron la semana pasada a invitación Comisión de Energía de la Cámara de Diputados, dentro de los proyectos presentados está el Plan Emergente de Inversiones para los Pozos Maduros en Aguas Someras, principalmente en materias preventiva y correctiva.

“Urge liberar contratos para que las empresas den mantenimiento a esas instalaciones, pero deben ser específicos, como para válvulas de gas, para corrosión y para barandales, entre otros, como se hacía antes”.

“Hoy todo está englobado en un contrato macro, se lo dan a un barco y éste primero cuesta carísimo y luego no hay. Además, el tiempo para realizar la actividad puede tardar entre uno y dos años”, lamentó.

Noticia anterior

Portada Carmen

Siguiente noticia

Empantanan expedientes de Oceanografía