Inicio»Carmen»Choque de barcos en el puerto; sólo daños

Choque de barcos en el puerto; sólo daños

0
Compartidos
Google+

Daños materiales de regular cuantía y sin lesionados fue el saldo del choque de dos embarcaciones ocurrido la madrugada de ayer en las instalaciones de la terminal marítima de Petróleos Mexicanos (Pemex), todo ello bajo total hermetismo de las autoridades.

De acuerdo a información de testigos de este incidente y quienes omitieron sus nombres por seguridad, aproximadamente a las 3:40 horas de la madrugada, la embarcación “Caleta” —de 52 metros de largo con número de identificación marítima 9413171, propiedad de Marinsa—, salía del embarcadero del Puerto Pesquero e Industrial “Isla del Carmen”, cuando tuvo una falla mecánica, al quedarse sin guía, que la dejó sin los motores de propulsión y quedando a la deriva.

Mientras en la terminal marítima de Pemex, el barco “Doña Diana” —con número de identificación marítima 9460112 y 52 metros de largo, propiedad de la Naviera Integral— se encontraba atracada, recibía aproximadamente a 80 obreros del cambio de guardia en las plataformas marinas de la empresa productiva del Estado, en espera de instrucciones para zarpar.

Sin tiempo de reaccionar, el barco “Caleta”, de más de 897 toneladas, golpeó el lado derecho de la embarcación “Doña Diana”, de 366 toneladas, lo cual generó un fuerte ruido y el estrepitoso movimiento de ambos navíos, pero el daño mayor se lo llevó una lancha de la empresa Navinsa, pues su casco presentaba un boquete de buen tamaño, afortunadamente éste se ubica arriba de la zona de flotación por lo que no había peligro de hundimiento, pero el personal de la terminal marítima ordenó a tripulación y pasajeros que bajen del navío dañado.

FRACTURA DEL CASCO

Fuentes extraoficiales revelaron tras este impacto, el barco “Doña Diana” registró una fractura del casco, por lo que tuvo que ser sustituido por otra embarcación, para poder llevar a cabo el cambio de guardia correspondiente.

Por su parte, la embarcación “Caleta” de la empresa Marinsa, sólo tuvo golpes aparentemente superficiales en su estructura.

No hay registro de este incidente, ya que uno de los obreros que tomó fotografías con su celular fue amedrentado por representantes de Marinsa, indicando que de ver alguna fotografía en los medios de comunicación se encargarían de que fuera despedido de la compañía donde trabaja y boletinado para que ninguna más lo contratara, obligándolo a borrar lo que había registrado.

 

Noticia anterior

Más de siete horas sin luz en la Península de Atasta

Siguiente noticia

Anuncia Óscar Rosas estrategia de seguridad