Tribuna Campeche

Diario Independiente

Rebelión en Sabancuy

Da clic para más información

Ante la insostenible situación de irregularidades financieras, nepotismo y despotismo, estalló ayer el escándalo que por mucho tiempo se había contenido, al hacerse públicas graves denuncias contra la presidenta de la Junta Municipal de Sabancuy, Angélica Patricia Herrera Canul.

Un regidor, una regidora y la síndica encabezaron rueda de prensa en que acusaron mal manejo de recursos, familiares de la autoridad en la nómina municipal y violación a los derechos humanos, entre otras anomalías.

Exigieron auditar a Herrera Canul por la desaparición de 354 mil 625 pesos, y la intervención del Cabildo y autoridades municipales, para poner orden administrativo y un alto al despotismo de los colaboradores de la autoridad local.

La segunda regidora Florisel Cruz Cruz, el tercer regidor Juan Daniel Lagunes Flores y la síndica Hilda María Acosta Cruz, expusieron que también hay maltrato verbal a través de redes sociales, por parte de esos ayudantes.

La extesorera Ruddy Díaz Pérez ventiló que reciente informe de una auditoría reveló que todo estaba solventado, ante lo cual procederá contra Herrera Canul por presunto daño moral.

Renunció el 22 de marzo de 2019, dos días después de que la autoridad de Sabancuy la acusó de robar. “La señora dijo que me deposité 80 mil pesos, pero fue para pagar pavos navideños. No tenemos paquete contable para capturar”, aclaró.

Ninguna administración había recaudado tanto en impuestos como lo hicimos en los primeros seis meses, pues fueron más de 650 mil pesos sólo en Predial.

Hubo situaciones delicadas, irregulares de la presidenta en el manejo de recursos públicos, por eso deben auditarla. “Más de 25 trabajadores renunciamos por malos tratos y daño moral y psicológico de parte de esta señora. Fui tesorera seis meses, luego se dedicó a desprestigiarme en igual lapso en redes sociales, y aunque caí en depresión no la voy a tolerar más.

En Facebook fue revelado mi cargo, salario, cuando depositaba 40 mil o 30 mil pesos sola, en autobús, porque ni camioneta especial tenía para venir a la cabecera con el dinero.

“En mi caso lo que detonó la bomba fue el Carnaval. No estoy en contra, necesitamos diversión, pero fue gasto excesivo al bajar a Merenglass y contratar escenario y carros alegóricos, todo al Grupo Nápoles”.

Otro caso fue el pago de más de gasolina. Hacíamos unos rellenos y 120 mil me pareció excesivo, hablé al de Obras Públicas y le dije que con la factura no basta, necesitaban detalles. Luego la presidenta entra prepotente a mi oficina y me dice: “Si quieres saber en qué se gastó la gasolina, pregúntame a mí”. Por eso renuncié.

Recaudamos como 650 mil pesos y cuando salí deposité unos 327 mil, de lo cual tengo papeles. Quedaron como 354 mil 625 pesos de enero y febrero que no depositaron, pues los tiene el coordinador de Catastro, Julio Buitrón Arana. Pasaron 30 días y no me notificaron, y aún así la señora afirmó que me los gasté, pero ella y su marido, que le da órdenes, son responsables.

 

Manipula y no deja trabajar

 

No pasó mucho tiempo y me di cuenta que querían manipularme, por eso sólo estuve cuatro meses al frente de Tesorería, expresó Anselmo Estrella González, quien relevó a Díaz Pérez.

Cruz Cruz dijo ser respetuosa de la posición de Herrera Canul, pero le exigió no olvidar que los regidores también son autoridad y tienen derecho a ser respetados, pues no deja trabajar bajo el argumento de que hacemos campaña.

Diana Montes de Oca, exjefa de Recursos Humanos y Materiales, también lamentó lo acontecido el tiempo que colaboró en la Junta, pues Herrera Canul la obligó a cometer atropellos, y fue acusada de ser la amante del tesorero. “Ojalá deje de acosar a los trabajadores”.

“Tuve que ver jubilaciones de 20 sindicalizados y notificar a las delegadas. Diario me presionaba y no aguanté, pero lo que menos me gustó fue que me obligó a negar que su prima Rosy Santisbón se agarró casi 20 mil pesos que los trabajadores juntamos para unas camisas, y acusó a la costurera, que nunca recibió un peso”.

Pero no es todo —expuso Blanca Álvarez García, exsecretaria de Desarrollo Social—, la presidenta utiliza a trabajadores de la Junta en sus actividades domésticas.

“Hay dos trabajadoras en su casa que cobran en la Junta, y en nómina están Martha Ramírez y un señor Neftalí, a quienes nunca vi, y como ellos hay otros”.

Acosta Cruz externó que apoya a sus compañeros, y afirmó que Herrera Canul trabaja incluso contra la administración municipal.

También asistieron Diana Novelo Morales, exjefa de Recursos Materiales; Ariana Montes de Oca, exsecretaria en Tesorería, y Amelia García Cruz, exsecretaria en Presidencia.

El próximo fin de semana, Herrera Canul deberá presentar informe de actividades, y los propios regidores y síndica anunciaron que no le aprobarán nada, pues sólo colapsa a la Junta.