Tribuna Campeche

Diario Independiente

Inundada la Isla

Da click para más información

La doble afectación de la persistente lluvia que comenzó como a las 3 de la tarde y el fenómeno de pleamar o marea alta generado por el frente frío número 7, se han resentido en las colonias Tierra y Libertad, Ortiz Ávila, Playa Norte, Centro, Guanal, Puntilla, Manigua, Caracol, Pedro Sáinz de Baranda y 23 de Julio, consideradas como zonas bajas.

La Dirección de Protección Civil Municipal realizó recorridos para verificar el nivel del agua en las calles. Se detectó mayor altura en las ubicadas del lado del Golfo de México, como Playa Norte, Tierra y Libertad, Ortiz Ávila y parte de la zona costera hasta el kilómetro 22 de la carretera federal 180, sobre todo en el tramo de Bahamita, donde es regular que ingrese el mar hasta la carpeta asfáltica.

En la avenida Paseo del Mar, el agua de mar, aunado con la pluvial, propiciaron anegaciones de entre 30 y 50 centímetros de altura, precisó el director de la dependencia, Jorge Sarricolea Chablé.

La dependencia puso en guardia al personal asignado a los albergues, de los cuales ninguno había sido activado al cierre de edición.

“Se verifica que tengan lo necesario para que los afectados lleven a sus familias en caso de que la situación se agrave durante la noche del sábado y madrugada del domingo, pues el pronóstico indica que continuarán las adversas condiciones climáticas”.

“El fenómeno del pleamar inició a las 2 de la tarde, y aunque minutos después se detuvo, dejó afectaciones moderadas con varias vías inundadas que no pasaron de los 50 centímetros de altura”, expuso.

Estos fenómenos climáticos anuales han puesto en estado de alerta a las familias de esa zona de la ciudad, pese a que ya están acostumbradas a su presencia, y a las autoridades de los tres niveles de Gobierno, que comenzaron recorridos y mantienen la coordinación.

 

ACUARTELAN

A MARINOS

En tanto, la Secretaría de Marina Armada de México (Semar) aún no activa el “Plan Marina”, aunque por los acuerdos que hay con las autoridades municipales, personal naval quedó acuartelado para que, de ser necesario, lo activen y comiencen actividades de evacuación de familias en las unidades comando y camiones todo terreno, que pueden transitar sin dificultad en zonas bajas.

Daniel Aguirre, habitante de la colonia Manigua, explicó que ya no soportan esta situación cada vez que hay “nortes”, y propuso como solución construir un malecón.

“Hemos pedido que nos construyan un malecón para que ya no ocurra nada de esto, pues muchas veces el agua de sal se nos ha metido adentro de la casa, y nos da miedo por nuestras pertenencias. Ojalá haya respuesta positiva”.