Inicio»Carmen»Directivos sindicales pretenden callarlos

Directivos sindicales pretenden callarlos

3
Compartidos
Google+

Para obligarnos a desmentir declaraciones públicas sobre abandono y falta de apoyo en esta contingencia, directivos de la Sección 47 del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana nos amenazan con que no respetarán los derechos laborales que nos corresponden, denunciaron familiares de obreros fallecidos por coronavirus.

Vía telefónica, los deudos confirmaron que los secuaces del líder Víctor Manuel Kidnie de la Cruz y del secretario general Víctor Matías Hernández Colunga, de la 47 del STPRM, los intimidan para que desmientan publicaciones críticas contra los directivos, de lo contrario, no respetarán derechos que por ley les corresponde.

En el anonimato por temor a represalias, expusieron que sus familiares, desde el momento del decreto presidencial que ordenaba la suspensión de labores a personas consideradas de alto riesgo por el Covid-19, buscaron el amparo de sus dirigentes, pero ninguno dio la cara, aunque sí los obligaron a cumplir con sus guardias.

“Cuando mi hermano sintió síntomas del coronavirus a bordo de la plataforma Abkatún Alfa, intentó comunicarse con los dirigentes sindicales, pero ninguno le respondió”.

“Tuvo que ser ingresado al Hospital General de Pemex de Carmen cuando tuvo videollamada con uno de ellos —no precisó quién—, que le dijo que estaría al pendiente y vigilaría su caso”, relató uno de los denunciantes.

NI APOYARON

Pese a la promesa, ni Kidnie de la Cruz, ni Hernández Colunga, ni sus achichincles, apoyaron al obrero o a la familia. Nunca respondieron a sus llamadas, y así murió.

“Hemos denunciado en los medios que directivos de Pemex, en contubernio con los del servicio de salud y STPRM, buscan a través de las actas de defunción deslindarse de los derechos que tienen beneficiarios o familiares de occisos por el riesgo de trabajo, para lo cual certifican que los fallecimientos obedecieron a otras comorbilidades, aprovechando que los resultados de exámenes no llegan a tiempo”.

Por lo anterior, “gatilleros” de Kidnie de la Cruz y Hernández Colunga han comenzado a localizar a familiares de los difuntos para ofrecerles el cumplimiento de derechos por muerte derivado de riesgo de trabajo, a cambio de desmentir declaraciones, “ya que afectan su imagen”.

Si te opones, amenazan no sólo a tu persona, sino a la familia, pero no vamos a callarnos, porque la verdad es que no han hecho nada por los trabajadores, a quienes dejaron morir solos, puntualizaron.

Noticia anterior

Crisis laboral es peor que en 2016

Siguiente noticia

Bajan a 5 petroleros más y ya suman 581