Inicio»Carmen»Dirigentes petroleros protegen a allegados

Dirigentes petroleros protegen a allegados

0
Compartidos
Google+

Desde que inició la contingencia sanitaria, los dirigentes del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) abandonaron a su suerte a obreros y personal vulnerable al Covid, y sólo resguardan a allegados y achichincles, denunció Jorge Luis Ríos Robles, supervisor electrónico de la plataforma Abkatún Alfa, roll C1.

De manera cobarde —aseveró—, desde la emergencia sanitaria líderes como Víctor Manuel Kidnie de la Cruz y Víctor Matías Hernández Colunga, de la Sección 47, y Luis Gerardo Pérez Sánchez, de la 42, se escondieron en vez de apoyar a trabajadores y familiares de compañeros fallecidos a causa del coronavirus.

“Se guardaron argumentando respeto al decreto presidencial de suspender actividades laborales para obreros de grupos vulnerables al contagio de la pandemia, como hipertensos, diabéticos, mayores de 60 años y obesos”.

“Cerraron sus instalaciones sindicales, y aunque proporcionaron números telefónicos para recibir quejas, reportes y sugerencias, no responden las llamadas. Dejaron indefensos, al garete y sin representación sindical a los obreros”, recriminó.

Ríos Robles, que es el primer petrolero con padecimientos de salud crónico-degenerativos en ganar amparo a Pemex, para no seguir laborando en instalaciones con altos índices de contagios, indicó que ante la conducta de estos dirigentes, los trabajadores tomaron acciones propias de defensa y protección y varios han enfermado y muerto.

El sindicato tiene Comisión Mixta de Seguridad e Higiene, la cual debió revisar acciones y planes propuestos por Pemex para contener contagios en instalaciones marinas, pero tampoco cumplió.

Hay complicidad entre algunos directivos de Pemex y los dirigentes sindicales, quienes permitieron que la Cláusula 43 y el decreto presidencial aplicaran “para allegados y lambiscones, y enviaron a la muerte a los trabajadores grupos vulnerables”. Hay complicidad y omisión, porque con el decreto presidencial en beneficio de grupos de alto riesgo debieron consultar la base de datos del estado de salud de los obreros y cumplir el mandato.

“No era inventar, pero ante la complicidad el trabajador debía plantear el permiso o solicitud de apego a la Cláusula 43 para ser escuchado”, refirió. Cuando el trabajador exigía el cumplimiento de sus derechos, dijo por último Ríos Robles, Pemex respondía que el número de obreros con permiso era muy alto, y todo porque a los verdaderos enfermos o vulnerables los dejaron trabajando.

Noticia anterior

Peligran inversiones en sector petrolero

Siguiente noticia

Bajan nueve obreros; suman 940