Inicio»Carmen»En La Florida las casas desaparecieron

En La Florida las casas desaparecieron

0
Compartidos
Google+

La Florida es una comunidad a la cual sólo se llega en lancha por el río Chumpán, ahí el agua superó los dos metros y medio, las viviendas desaparecieron y a casi un mes del paso de Cristóbal, poco a poco sus habitantes regresan a la normalidad, pero sin olvidar que se quedaron sin agricultura y ganadería, porque lo perdieron todo.

En ese lugar prevalece la pestilencia por los cadáveres de animales, sólo se escucha el ruido de los grillos, aves y el soplido de las hojas de los árboles, hay voces, pero son contadas, ya que apenas unas cuantas personas lograron regresar y encontrar sus casas húmedas, con lodo y sus pertenencias destruidas.

El habitante Justiniano Echavarría Carvajal, quien tiene ochenta años, vive junto a su esposa y nieto de 12 años, ellos tuvieron que irse a un albergue, pues el agua en cuestión de horas subió cinco metros de su nivel. Ellos  por poco morían. Cuando regresaron les tocó ver su cruda realidad.

Él se dedica a la crianza de borregos y a la siembra de maíz, desde niño lo enseñaron a trabajar y a respetar, comenta.

Esta inundación fue más severa que la de 2013, nunca había visto tanta agua, se murieron 50 borregos y tres cuartos de hectárea de maíz desaparecieron, ahora ya no tengo ingresos, más que la pensión de adultos mayores, sostuvo.

Su casa con piso firme, paredes de madera y techo de lámina sufrió daños porque todo se lo llevó el agua. Ahora buscan la forma como limpiar, pues no hay agua potable y solamente aprovechan la lluvia para recolectar y usarla en algunos casos, dijo.

“Hay mucha pestilencia, animales muertos, microbios, nos la vamos llevando poco a poco, pero está duro todavía, se perdió material, todo, ahora sólo vamos a esperar que sucederá con nosotros, el agua no baja y es muy riesgoso”.

Echavarría Carvajal pretende construir una casa en la loma de su parcela, varios kilómetros de donde está ahora, asegura que eso podría salvarlos ante cualquier contingencia en lo futuro, pues no quisiera dejar el patrimonio que durante años le ha tocado levantar.

Sólo basta caminar unos cuantos metros y escuchar las diversas historias de quienes están limpiando sus casas, como Valente Vega Reyes, que al abrir su casita, halló sus mueblesllenos de agua y lodo, aunque de nada le sirvió amarrar sus cosas a una viga.

“Todo se perdió, no nos ha quedado nada bueno, lo pusimos arriba de las vigas pero aun así no fue suficiente, el agua como quiera les llegó, todo se ha perdido, me dedico a la ganadería y perdí unos 150 animales de traspatio y como 50 borregos”.

Según ellos, 55 personas, entre adultos y niños integran 24 familias y ellos habitan La Florida. Aseguran que no podrán aguantar otro embate de la naturaleza, ni siquiera pueden permanecer por horas, pues tampoco cuentan con agua para limpiar sus viviendas.

El agente municipal de La Florida, Luis Romero Rosado, confirmó que ingresaron oficios a las autoridades estatal y federal, para que les apoyen en la reubicación, ya que aseguran existe el miedo que el río Chumpán siga desbordándose y pierdan todo.

En La Florida el panorama es desolador, viviendas arruinadas, cercas con basura que arrastró la corriente, devastación. Hemos perdido lo poquito que teníamos que nos costó mucho, nos quedamos sin nada, porque se perdieron alrededor de 350 animales de toda la comunidad, de vacas ahí se perdieron como cuarenta animales, de traspatio ya hasta la cuenta perdimos, detalló.

Noticia anterior

Siguen los daños a un mes de Cristóbal

Siguiente noticia

Bajaron a 7 obreros más