Tribuna Campeche

Diario Independiente

Piden definición a Ramón Magaña Martínez

Da click para más información

El arribo de Ramón Magaña Martínez a la dirigencia estatal del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), debe obligarlo a renunciar al Sindicato Único de la Universidad Autónoma del Carmen (Sutunacar), de lo contrario, sería un representante “que mucho abarca, pero que poco aprieta”.

Exigió lo anterior Reyes Gaspar Ravell Cobá, secretario general del Movimiento Nacional por la Esperanza, y afirmó que en un acto de cordura y moralidad, Magaña Martínez debe hacer a un lado la ambición al ostentar más de un cargo, pues a la larga dejará mal a ambos organismos.

Si se ocupa de Morena dejará en el olvido a sus sindicalizados, que no logran conseguir aumento salarial este año. Ya abarcó demasiado, como muchos integrantes del Sutunacar convertidos en “multichambistas”, apuntó.

Como morenistas no importa si la dirigencia sindical está compuesta por personas que hacen trabajos de patrón y chalán al mismo tiempo, pero no es ético, pero bien dice el refrán que “el que a dos amos sirve, con uno queda mal”.

“Toda persona con moral, con interés de ayudar, debe atender un solo cargo, porque las cuestiones sindicales mezcladas con temas políticos tienen mala interpretación”.

A esta persona sólo la conocemos por sus escándalos —puntualizó Ravell Cobá—, no creo que dé el ancho para ocupar tantos cargos como él quiere, mejor que defina su prioridad. “Si se siente político, que lo demuestre al frente del partido y pida licencia en su gremio sindical”, pidió.

Aquí existe la costumbre de que una persona tiene que hacer de todo y tiene cargo en todos lados, pero a la larga no pueden con las funciones, por eso poco ético que desee estar al frente de Morena y dirigir un sindicato, pues podría abusar de su poder y obtener beneficios propios. Desde nuestra trinchera cuestionamos a quienes usen cargos sindicales para llevar cargada al partido.

“Los maestros aún no tienen sus beneficios sindicales y no se interesa por hacer asambleas; en Morena no lo quieren, no lo aceptan, y tampoco trabaja para que lo acepten, entonces si desde ahorita lo hace mal, mejor que renuncie a uno de los dos cargos, pues al menos estará más pendiente del que elija”.

El problema es que mucho líder sindical cuando llega y tiene algún cargo político, venden su representación y la venden con su partido, así ha ocurrido con los sindicatos de salud, magisterial y petrolero, y esperamos no sea el caso de Morena estando al frente Magaña.

Los militantes harán sentir su rechazo, y será tarea de su gremio pedirle cuentas, porque cuando recibió el cargo se comprometió a respaldar las inconformidades, pero a la distancia nada conseguirá, finalizó.