Inicio»Carmen»Devoró el petróleo a la industria camaronera

Devoró el petróleo a la industria camaronera

0
Compartidos
Google+

La industria petrolera ha sido una desgracia para Carmen, porque en vez de beneficiar a carmelitas y campechanos ha aumentado el cinturón de pobreza, generado crisis económica, inseguridad y contaminación y, sobre todo, devorado a la camaronera, que en su etapa de auge generaba divisas y riqueza a la entidad, lamentó el diputado local independiente Luis Alonso García Hernández.

Hoy en día, agregó el legislador carmelita, por la explotación de hidrocarburos la industria del camarón está en sus peores condiciones, debido a que de 400 embarcaciones que existían en 1970, hoy hay menos de 90, sin contar que éstas operan a menos del 50% de su capacidad y bajo el latente peligro de ser víctimas de ataques de “modernos piratas”.

En 1945 inició la explotación de esta riqueza de Carmen, lo que dio paso al auge con potencial generación de divisas y dinamismo económico para las familias. Llegaron a existir hasta mil embarcaciones y decenas de fábricas de hielo y de astilleros. Una industria consolidada cuyo símbolo está marcado con la glorieta del Camarón, construido en 1967.

Después de 1958 —continuó el legislador—, empezó lo peor para esta actividad, ya que frente a las costas carmelitas fue descubierto uno de los tesoros energéticos de México, uno de los yacimientos más importantes del mundo, incluso sólo por debajo del campo petrolero Ghawar, en Arabia Saudita.

La industria petrolera nacional era de bajo perfil, pues en 1960 sólo tenía alrededor de 10 plantas y discreta producción comparada con grandes productoras del energético de la época.

Sin embargo, después de ese descubrimiento y de que el Estado le asignara grandes inversiones, la realidad social y económica de Carmen cambió drásticamente, porque los mil barcos pesqueros ya no podían navegar por ahí, la restricción de áreas de captura fue paulatina y otras medidas representan extinción del camarón.

Durante más de cuatro décadas, Campeche ha mendigado justicia y ha recibido limosnas. De la industria camaronera se tenía grandes expectativas, incluso de ella surgió la Unacar, pero de Pemex no se ha tenido más que saldos negativos.

Noticia anterior

Alistan con prisas sucesión sindical en Sección 42

Siguiente noticia

Segundo ciclón en un mes