Tribuna Campeche

Diario Independiente

Rechazan a Navarrete; en huelga de hambre

Da click para más información

Con la exigencia de que sea respetada la autonomía sindical, “para evitar la imposición de Ismael Navarrete Herrera”, que funge como tesorero del Sindicato Único de Trabajadores del Volante (SUTV), un grupo de taxistas encabezado por Eduardo Mendoza Inurreta inició huelga de hambre en las puertas del gremio, y pidieron que las autoridades saquen las manos, luego de la muerte de su extinto líder.

Previo a instalarse a las puertas de las oficinas que semanas atrás anunció serían reabiertas para atender al público, Mendoza recordó que promovieron amparo tras la imposición del finado dirigente Raúl Meraz Rodríguez, y aunque les fue negado ya solicitaron la revisión de ese recurso.

Tras colocar una lona en la fachada del local social del SUTV, denunció que quieren imponerles a Ismael Navarrete, “conocido agiotista del Sindicato de Maestros, y quien instaló un bunker frente a su casa, ubicada en la calle 36 C, entre 25 y 19 B de la colonia Guadalupe”.

Para Mendoza Inurreta, el edil Óscar Román Rosas González pretende imponer a Navarrete, que es mal visto por los socios por tener deuda con el gremio y manipular las finanzas de la agrupación.

Además —continuó—, es aviador del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, donde desde hace mucho tiempo no se presenta a laborar, lo cual le permite ilegalmente administrar combis del transporte colectivo bajo concesiones del SUTV, al que adeuda más de 63 mil pesos.

Hoy se da golpes de pecho y quiere apoderarse del gremio aprovechándose de la muerte de Raúl Meraz, pero haremos todo lo posible para evitar que se salga con la suya.

Presume que tiene amigos en el Palacio Municipal que lo ayudarán a erigirse como dirigente, y ahora usa su domicilio para hacer “misas negras” y convencer a incautos, revelaron otros taxistas.

“Con las firmas de la mayoría acudimos a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) para que, en cumplimiento de los estatutos y de la Ley Federal del Trabajo, se convoque a Asamblea General de Socios para elegir al nuevo Comité Ejecutivo, con plena libertad para votar”.

Poco después de instalarse a las puertas de la sede taxista, Mendoza Inurreta fue valorado por paramédicos de la Cruz Roja.

“Aquí me voy a quedar hasta que sea respetada la autonomía sindical y se nos permita elegir libremente a nuestros dirigentes. Si tengo que sacrificarme, lo haré, para no permitir el ‘agandalle’ de Navarrete”.