Inicio»Carmen»Fructífero hacer mandaditos

Fructífero hacer mandaditos

0
Compartidos
Google+

Actualmente son alrededor de 300 personas las que se dedican hacer labores de mandaditos en la ciudad, práctica diaria para muchos de gran utilidad por el recurso económico que logran obtener, para con ello solventar gastos familiares.

Para Jorge Lara Hidalgo, David Requena Pérez y Ángela Campos Estrada, la demanda por tal servicio en estos tiempos de pandemia se ha incrementado y por tal motivo ya es de mucha competencia por el número de nuevas personas que se adentran a dar servicio de compras y mandados de esta modalidad.

Aunque algunos sí están organizados y son de los pilares de dicha actividad en la ciudad, Lara Hidalgo comenta que muchos más se han sumado a ello debido a que precisamente por la situación de la pandemia se vieron afectados por la pérdida de empleos, pero al tener como medio de transporte una motocicleta, es entonces que se adentraron a prestar este servicio a sabiendas de que por ello obtienen ingresos.

“Las tarifas de servicio varían, 35 pesos al primer cuatro de la ciudad de la colonia centro al parque Caminero en la colonia Fovissste, también 40 de Centro a la zona oriente de la ciudad que abarca las colonias Renovaciones, Santa Isabel y de 40 a 50 pesos de Centro hasta la zona de fraccionamiento allá por el rumbo de la zona residencial 18 de marzo”, explicó Jorge Lara.

Precisó que en esta temporada vacacional el servicio que prestan ha ido en aumento, ya no tanto por la pandemia, sino por personas que están en algún balneario ya instalados disfrutando de su día de playa, y encargan comida y bebidas.

Por su parte Requena Pérez mencionó que por las noches y específicamente más los fines de semana, la demanda es igualmente bastante, sobre todo para la compra de comida rápida, por eso es que normalmente se ve mucha aglomeración de motociclistas en las afueras de estos establecimientos.

Noticia anterior

Denuncian venta de carne de dudosa procedencia

Siguiente noticia

Deteriorado tanque elevado del rastro