Inicio»Carmen»Continúan sin apoyos ribereños, manifiestan

Continúan sin apoyos ribereños, manifiestan

0
Compartidos
Google+

EMILIANO ZAPATA.— El sector pesquero ribereño de la Península de Atasta no cuenta con ninguna clase de apoyos de parte del Gobierno Federal para reactivar sus embarcaciones y motores fuera de borda ya que actualmente utilizan motores de dos tiempos ensamblados, porque quitó los programas de concurrencia y los apoyos a la acuacultura, actividad alterna a la pesca.

Señalaron lo anterior Eulalio Jiménez Hernández y Leonardo Hernández Domínguez, presidentes de las uniones Regional de Sociedades Cooperativas de la Península de Atasta y de Pescadores Ribereños Lomas de San Román, al señalar que los anteriores gobiernos federales crearon programa de ayuda para los ribereños, con el fin que compren motores fuera de borda.

Para ello aportaban los gobiernos Federal y Estatal el 30 y 40 por ciento, el pescador sólo pagaba un 30% del monto que cuesta el motor, señalaron.

En ese entonces José del Carmen Rodríguez Vera, secretario de Pesca en el Estado brindó apoyos a los pescadores, entregó cabezas de motores a fondo perdido y en su caso pagaban cuotas bajas para rehabilitar sus máquinas, pero al llegar las nuevas órdenes todo ha desaparecido.

Además ante los recortes presupuestales no hay apoyos y programas para ayudar a los ribereños, cuando se les descomponen los motores de cuatro tiempos no cuentan con recursos para solventar los gastos los convierten en motores de dos tiempos para encontrar con rapidez las refacciones y el gasto sea accesible, afirmaron.

Más del 50 por ciento de las embarcaciones se encuentran parchadas en diferentes partes y aunque se solicitó en tiempo y forma para que fueran cambiadas por otras de mejor calidad nada se logró, mientras el 80% de los motores fuera de borda se encuentran ensamblados, por ello que periódicamente se descomponen ya que las refacciones son usadas y se compran a medio precio y si se compran nuevas aumenta el precio y la captura es mínima.

Noticia anterior

Deficientes servicios públicos en La Ilusión

Siguiente noticia

Se mete a la pelea