Inicio»Carmen»Chatarra de Pemex, negocio de directivos

Chatarra de Pemex, negocio de directivos

3
Compartidos
Google+

Tan sólo en Ciudad del Carmen, más de un centenar de vehículos que estuvieron al servicio de Petróleos Mexicanos (Pemex) ahora se pudren en el estacionamiento del kilómetro 4.5 en la avenida Isla de Tris, donde la mayoría podrían ser “chatarreados” como parte del negocio que mantienen altos funcionarios o directivos de la empresa, encargados del área patrimonial.

Así lo denunció Marco Antonio Zapata Camacho, presidente de la Asociación Petroleros contra la Corrupción, A.C., y aseveró que estas unidades bien pudieron servirle a los trabajadores de Pemex, pero los directivos prefieren venderlas como fierro viejo, buscando sacarles utilidad antes de beneficiar a sus compañeros mediante la venta.

Se trata de aproximadamente 100 unidades motrices que fueron abandonadas y desvalijadas, la mayoría automóviles, camionetas tipo pick-up, Van, camiones de tres toneladas con grúas, y algunos de carga, que permanecen a la vista sobre la avenida Contadores, precisó.

“Desde la distancia se observa en las unidades que tienen dibujados algunos números de serie en los cristales y la palabra ‘ok’, que podría significar que ya han sido inventariados, y pronto saldrían a la venta por medio de lotes usados”.

Cabe mencionar que desde hace muchos años, los encargados del área patrimonial de Pemex lucran cada determinado tiempo con la venta de unidades viejas, sin embargo, lo hacen con procedimientos amañados, donde se llevan una buena tajada, opinó.

Según Zapata Camacho, a simple vista la mayoría de esas unidades podrían ser reparadas y puestas en operación, pero como no es un negocio redituable a sus bolsillos, prefieren catalogarlas como inservibles.

“No hace falta conocer de mecánica o estimaciones, pero sólo en ese paquete de vehículos, aún con las deficiencias que presentan, hay un monto cercano a los cinco millones de pesos, cifra que puede ser más alta dependiendo de su avalúo”.

Sin embargo, insistió en que el negocio no está en repararlos, porque altos funcionarios de Pemex siguen haciendo sus transas en la empresa durante tiempos de austeridad. “Rentar flotillas parece la única opción, cuando el mantenimiento de las unidades abandonadas sería lo idóneo”.

Reveló que algunas unidades fueron usadas para el transporte de perecederos, incluso aún cuentan con las cajas donde se almacenaba la carga. Es decir, todo para la operatividad de Pemex, y actualmente están a la intemperie.

“Hay automóviles y camionetas que bien pudieron ser vendidos a empleados de la empresa, pero por la ambición de los directivos, que se empeñaron en sacarle provecho a estos bienes, mejor las dieron de baja y las catalogaron como inservibles”.

El cementerio de vehículos muestra el reflejo de la corrupción que impera en la empresa productiva del Estado, porque hay unidades con brazos grúa tipo “Hiab”, que aún se ven en buenas condiciones, pero los mantienen a la espera de ser chatarreados, remató.

Noticia anterior

Escasea miel por la falta de lluvias

Siguiente noticia

En el olvido la remoción del Caballo de Trabajo