Inicio»Carmen»En el olvido la remoción del Caballo de Trabajo

En el olvido la remoción del Caballo de Trabajo

0
Compartidos
Google+

Como un tema pendiente continúa la remoción del barco Caballo de Trabajo propiedad de Oceanografía, ubicado frente a la colonia Tierra y Libertad, porque preocupa que a dos meses de iniciar la temporada de huracanes y tormentas tropicales ninguna autoridad quiera intervenir.

Señaló lo anterior el presidente de Ecovigilantes del Carmen, Miguel del Carmen Benítez Heredia, al afirmar que es lamentable que el dueño de la empresa, Amado Osuna Yáñez, como las autoridades competentes continúen ignorando la problemática ambiental que genera la gran embarcación.

Hizo un llamado a las autoridades para que pongan en marcha los trabajos de remoción del pesado navío, pues dentro de algunas semanas se podrá apreciar la cantidad de daño que provocará con el constante choque y desvío de las corrientes marinas.

“Ahora ya viene la temporada de ciclones, de los huracanes y las afectaciones serán impresionantes, se podrían ver daños en los predios que se encuentran a los alrededores, ya hay un daño que se puede ver, pero está vez podría ser más grave, porque cada año que pasa el barco se entierra más y eso hace que sea más fuerte el impacto de las corrientes”.

“Creo que se atrasa el Gobierno para implementar una estrategia para retirar el barco, y si se seguimos así eso será más grave, porque habrá más erosión y posiblemente podría voltearse el barco y el daño será mucho peor”.

También dijo que se debe dar continuidad a la denuncia que el Gobierno del Estado interpuso ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, (Profepa), pues urge saber que tantos avances existen.

“El año pasado si no mal recuerdo se entablo una denuncia en contra de Oceanografía por parte del Ayuntamiento, por el daño que provoca ese barco encallado en la costa de Playa Norte, los temas se vuelven a repetir. Cuando se interpone una denuncia ante una instancia federal se le debe dar seguimiento adecuado, se deben reunir ciertos requisitos para que esas denuncias sean aceptadas”.

De manera general todo se afectó, hablando ambientalmente, porque la vialidad resultó afectaciones hasta ahora, sin que nadie le pudiera fincar responsabilidad a los dueños del barco, sostuvo.

La Isla se convierte en tierra de nadie y protegidos, cuando ocurre una situación como la del Caballo de Trabajo, que encalló y nadie hizo nada, solamente algunos amagos por cambiar la situación, expresó.

 

Noticia anterior

Chatarra de Pemex, negocio de directivos

Siguiente noticia

Mueren arrollados en el periférico