Tribuna Campeche

Diario Independiente

Pésimas las calles

Da click para más información

Apenas cayó una lluviecita y las calles quedaron en pésimas condiciones, principalmente las que circundan el centro del pueblo se fueron “a pique” y afloraron las deficiencias por la falta de un eficiente drenaje, en perjuicio de viviendas y pobladores que tienen que soportar los encharcamientos.

Para vecinos como Manuel Pérez, Emiliano Sánchez y Andrés López, no hizo más que caer una lluviecita y de inmediato las calles del pueblo, la mayoría en pésimas condiciones y abandonadas de las acciones de mantenimiento, presentan encharcamientos.

Coinciden que el desastre que presentan las vialidades de Nuevo Progreso es reflejo de la triste y decepcionante administración de las autoridades municipales, desde la Junta Municipal de Atasta hasta la Comisaría Municipal de Nuevo Progreso, en las que el pueblo confió y les dio respaldo hace tres años, pero que defraudaron mientras el pueblo se hunde entre lodaceros y abandono.

Con las lluvias, más de un centenar de familias que habitan en las inmediaciones del parque central, en las calles principales, han resultado perjudicados por los encharcamientos e inundaciones que provocó “una lluviecita temporal” por el pésimo drenaje y las malas condiciones en que se encuentran las calles.

La inconformidad de los pobladores es que transcurrieron tres largos años y nunca llegó el desarrollo a Nuevo Progreso, como habían prometido las autoridades de las que se esperaban buenos resultados y se mantenían esperanzadoras expectativas.

Sin embargo, ni hubo desarrollo y sí hubo mucho retroceso en el plano de obras públicas, porque en cuanto a vialidades, ni se pavimentaron las calles que estaban previstas a rehabilitar y modernizar, tampoco se avanzó en dejar en buenas condiciones la estructura vial, que con una lluviecita aflora las deficiencias y anomalías del drenaje.

Cabe destacar que para los pobladores es triste y decepcionante saber que las autoridades tanto de la Junta Municipal como de la Comisaría de Nuevo Progreso no hicieron cambios a favor de la población, por el contrario, las vialidades se encuentran en peores condiciones, en medio de lodaceros, baches y sin pavimento, reflejo del abandono del pueblo más grande de la Península de Atasta.