Inicio»Carmen»Cura pierde la paciencia ante indigente

Cura pierde la paciencia ante indigente

0
Compartidos
Google+

“Cuando quieras me quito la sotana y te rajo la madre”, señaló José Francisco Verdejo Aguilera, rector del Santuario Mariano Diocesano de la Virgen del Carmen, contra el indigente identificado como Aladino, quien minutos antes había provocado desmanes dentro de la iglesia.

Lo anterior, luego de que el conocido vagabundo, que dado su problema mental agrede a cualquiera, cada día causa problemas dentro del templo y cuando le preguntan sólo responde que le apodan Aladino, irrumpió en la santuario.

“Me quito la sotana y te rompo la madre. Lárguense a su tierra, es lo que deben hacer”, fueron parte de los gritos del sacerdote enfurecido, quien desde las rejas del atrio manoteaba desesperadamente.

En el video subido a redes sociales por un usuario —quien criticó la reacción del religioso—, se ve a dos personas tratando de calmar a un fúrico Verdejo Aguilera.

Horas más tarde, el representante de la Iglesia Católica en la Isla, por medio de una transmisión en su red social, relató que Aladino ingresó a misa a las 11 de la mañana aproximadamente, y comenzó a agredir, escupir e insultar a todos, ante lo cual lo sacó a la fuerza hasta el atrio de la Iglesia.

Usuarios de redes sociales lo criticaron por su reacción, algunos recordaron frases bíblicas como “amarás a tu prójimo como a ti mismo”, mientras otra gran cantidad de comentarios aplaudieron su decisión y lo justificaron.

Hoy reventé ante una agresividad del famoso Aladino, narró Verdejo Aguilera en su video desde la sede religiosa, y comentó que en el pasado este indigente ya había agredido, maldecido e intervenido durante bodas.

Si bien es cierto a veces no tengo personal para defender a los fieles, con todo respeto se los digo, soy carmelita y también tengo mi carácter. Creo que el amor al prójimo está en defender lo justo y a las personas, argumentó.

He sido muy tolerante, es más hasta le he ayudado —refiriéndose al vagabundo—, pero como está bajo la influencia de las drogas y el alcohol, es obvio que son personas que no pueden entrar en razón.

Alguien tenía que poner un alto, y el responsable de la parroquia soy yo. En muchas ocasiones he pedido apoyo a las autoridades, nada más lo arresta, luego lo saca y quién sabe dónde lo dejan. “Tuve que reventar”, reiteró.

Noticia anterior

Bloquean avenida y la CFE reanuda servicio

Siguiente noticia

Embiste a repartidor