Tribuna Campeche

Diario Independiente

Nueva fuga de gas en planta de Atasta

Da click para más información

Tras el reporte de una nueva fuga de gas en el ducto de 16 pulgadas de la Planta de Procesos y Transporte Atasta, antes de la medianoche del domingo, personal de seguridad física y contra incendio intentó ayer contenerla, y otra vez surgió inconformidad entre agrupaciones pesqueras ribereñas.

Personal de Pemex reconoció que el domingo por la noche surgió de nuevo un fuerte olor a gas en la zona donde detectaron la primera fuga, que fue reparada el sábado.

Ayer iniciaron los trabajos de excavación y reparación, con apoyo de personal contra incendio, para intervenir ante cualquier contingencia que pudiera presentarse.

Es la segunda ocasión en menos de una semana que se tiene conocimiento de una incidencia de este tipo, y hasta ahora el saldo es de cero personas lesionadas o intoxicadas.

Fuentes al interior de la petrolera revelaron que la nueva falla es un reto, ya que pone entredicho las anteriores tareas de mantenimiento correctivo, pues se suponía que taponearon de manera correcta.

Ribereños reprobaron el nuevo imprevisto, porque atenta contra su actividad y pone en riesgo la seguridad de los pobladores.

Emiliano Muñoz Jiménez, comisario ejidal de Atasta Pueblo, expuso que las fugas representan un serio peligro para la población, por lo cual exigió a Pemex mejorar sus acciones de mantenimiento preventivo y correctivo.

“Afortunadamente, estos incidentes han sido documentados por los medios de comunicación, pero son reflejo de lo que a diario se presenta en nuestra comunidad, donde Pemex siempre argumenta que no hay daños ambientales”.

Aunque Petróleos Mexicanos lo oculte, no sólo se trata de las dos fugas de gas detectadas en las inmediaciones de la “Estación de Impresión Boca Toma km 02+300”, pues existen otras que no están a la vista, como en la zona de “Pinzón”, aseguraron Beatriz Martínez Jiménez y Ángel Calderón, vecinos de la zona.

Vivimos en la entrada al pueblo, rumbo a San Antonio Cárdenas, y vemos que por falta de mantenimiento a los ductos podridos hay muchas fallas no sólo en Boca Toma, sino también en las camperías y la zona lagunar de Atasta, conocida como “Pinzón”.

“Ante la evidencia pública, Pemex tuvo que aceptar, aunque para tratar de evadir su responsabilidad se le hizo fácil decir que se trataba de una toma clandestina, cuando podría tratarse de ductos podridos”.

En “Pinzón” hay varias fugas, que no se hagan “pericos” los representantes de la petrolera y le den mantenimiento a las tuberías, con lo cual reducirían los riesgos de una explosión y generarían empleos para los atastecos, puntualizaron.

Las autoridades ejidales —recalcaron—, no deben callar ante las anomalías en que incurre Pemex, porque la red de ductos que atraviesan el pueblo lo convierten en una bomba de tiempo.

Pemex no asume su responsabilidad y las mismas autoridades se han hecho ojo de hormiga, pues saben de la falta de mantenimiento a los gasoductos podridos desde hace más de 40 años, denunciaron.

Al cierre de la edición, Pemex guardaba hermetismo sobre el tema y los avances en los trabajos de reparación.