Tribuna Campeche

Diario Independiente

Reducen empresas salarios a empleados

Da click para más información

Con el argumento de que hay retraso en los pagos de Petróleos Mexicanos, empresas del sector petrolero redujeron hasta en un 40 por ciento los salarios de sus trabajadores, quienes aceptan ante la falta de oportunidades laborales.

Reveló lo anterior Marco Antonio Camacho Zapata, presidente de la Asociación Petroleros contra la Corrupción A.C., al lamentar las supuestas políticas de austeridad del Gobierno de México, y precisar que se trata de compañías que tienen contratos con la petrolera desde hace al menos seis meses.

Dan sueldos de hambre a los obreros, que por la falta de empleos se ven obligados a aceptarlo. En algunos casos están por debajo en un 40 por ciento respecto a lo que percibían hace tres años.

Sin revelar nombres, lamentó que existan empresas que han ganado contratos millonarios, y ahora pretendan que un supervisor de campo que ganaba entre 15 y 25 mil pesos catorcenales, cobre entre ocho y nueve mil pesos.

“Un argumento de estas empresas es que Pemex aplica políticas de austeridad ante la crisis petrolera, y ante el retraso en pagos tomaron la decisión de ajustar a la baja los sueldos, pero todo es falso, pues sólo se aprovechan de la necesidad de la clase obrera”.

Camacho Zapata expuso que los trabajadores aceptaron esta irregularidad ante el temor de ser despedidos y enfrentar la falta de oportunidades laborales en la Isla, pero es una ilegalidad que debe ser investigada por las autoridades correspondientes.

En este sentido, Pemex, como organismo regulador de la actividad petrolera del país, debe emitir un tabulador de salarios para que las empresas que laboren bajo contratos cubiertos con recursos del pueblo, se ajusten a los mismos.

El problema actual es que los dueños de algunas empresas tratan de acaparar la poca utilidad que obtienen, por eso bajan el salario base y reducen prestaciones, sobre todo en estas fechas de reparto de utilidades, criticó.

Las cosas no van a cambiar mientras las autoridades de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social solapen estas anomalías, pues el trabajo de los inspectores está supeditado a la atención que reciben del área administrativa de esas petroempresas.