Inicio»Carmen»Que admita Pemex la verdad en plataformas

Que admita Pemex la verdad en plataformas

1
Compartidos
Google+

Petróleos Mexicanos (Pemex) y su director, Octavio Romero Oropeza, están obligados a publicar un dictamen real sobre el accidente catastrófico que ocurrió en el complejo de producción Ku-Maloob-Zaap, pero sin lanzar culpas y admitir la realidad dentro de la Sonda de Campeche.

Así lo exigió el exsenador y capitán, Sebastián Calderón Centeno, al opinar que una conferencia de prensa a la distancia no es suficiente para esclarecer la incertidumbre entre las familias de los petroleros, ni atender el reclamo de la población ante la falta de inversión en la industria energética.

Reprochó que el responsable de Pemex empleara una videoconferencia con la finalidad de evitar cuestionamientos incómodos de los medios de comunicación, donde prácticamente se debía preguntar y responder todo lo relacionado con el avance de la explosión.

Calderón Centeno, con experiencia en la industria petrolera, indicó que Romero Oropeza está forzado a publicar el dictamen causa-raíz de este accidente catastrófico, además de la obligación moral de apoyar a las familias de los trabajadores fallecidos, y no solamente enfocarse en cobrar los seguros millonarios para reparar la estructura.

A decir del expresidente municipal de Carmen, en la Sonda de Campeche se han presentado cinco catástrofes con altos costos de vidas humanas, como el accidente de la plataforma Usumacinta con la Kab-101 en octubre del 2007, donde perdieron la vida 22 personas, pero siempre Pemex busca a quien culpar.

Y recordó que en septiembre del 2011, con el hundimiento de la plataforma Trinity II, donde murieron dos obreros y uno desapareció y nunca lo ubicaron; además de la explosión de la plataforma Abkatun Alfa en 2015, y en ese mismo año el hundimiento de la plataforma Troll Solution con otros dos fallecidos, muestran una historia de desgracias en la Sonda de Campeche, donde Pemex nada más busca cobrar seguros por accidentes.

Tampoco podemos olvidar el famoso “Ojo de Fuego” en la plataforma Ku-Charly, también del complejo de producción Ku-Maloob-Zaap, que demuestra que las instalaciones requieren de urgencia una inversión mayor en mantenimiento, dijo.

“En esa zona de Ku Maloob Zaap se necesita reemplazar muchos equipos, maquinarias y ductos que están en el lecho marino con fatiga estructural, debido a la presión que soportan, corrosión por el salitre del mar, y otros factores que influyen”.

Y en los cuatro accidentes catastróficos anteriores, ni Pemex ni la entonces Procuraduría General de la República (ahora Fiscalía General) dieron a conocer las causas reales de estos desastres. “Claro, en los dictámenes internos salen supuestas fallas humanas como causantes”, expuso.

Para prueba, ejemplificó con lo ocurrido en octubre de 2007, cuando la tragedia en la plataforma Usumacinta de Pemex, el Premio Nobel de Química, Mario Molina Pasquel, estableció que los trabajadores cometieron errores, excusando a la petrolera de ese trágico accidente.

“Entonces, la historia refleja que siempre Pemex sale como víctima en las tragedias, y que sus obreros resultan los que prácticamente generan esos incidentes en la Sonda de Campeche”, remató.

Noticia anterior

Disparidad de género en Gobierno del Estado

Siguiente noticia

Erogaría Pemex 29 mdp a taller tabasqueño