Inicio»Carmen»En TFL más armas que dictámenes

En TFL más armas que dictámenes

0
Compartidos
Google+

Hay más armas que sentencias en el nuevo Tribunal Federal Laboral (TFL), ya que la contratación de elementos armados con pistolas y rifles de la empresa de seguridad Servicios Integrales Pesados, da la impresión de que custodian a un narcotraficante o una central de valores, y ni siquiera los bancos tienen tantos guardias listos para disparar.

Así lo señaló Reyes Gaspar Rabel Coba, secretario general de la asociación izquierdista Movimiento por la Esperanza en Carmen, y afirmó que se trata de un contrato excesivo, amañado y autorizado por el Poder Judicial de la Federación (PJF).

“Ni los juzgados de Distrito que dependen del PJF tienen tantos efectivos armados y despliegues de seguridad. Hay dispendio, más artillería que dictámenes. El Poder Judicial de la Federación se equivocó, y sólo demuestra demasiada arrogancia y prepotencia”.

“¿A quién beneficiarán con este dispendio de recursos?, porque también es triste ver que hay más guardias con rifles y pistolas en la cintura, que personal como actuarios, secretarios y demás elementos necesarios para agilizar estos trámites que en Carmen, por el giro petrolero, son abundantes”.

Rabel Coba ironizó que hay más pistolas que documentos, y expresó que en Carmen jamás se había visto tal dispendio para garantizar la seguridad de asuntos laborales, por lo cual es importante saber cuánto le cuesta al PJF el contrato con esta empresa para que le coloque un escuadrón con todos armados hasta los dientes.

Este personal más bien parece intimidar para que los ciudadanos no ingresen, ni siquiera los bancos están tan cuidados, externó, y pidió investigar de quién es el contrato, porque no existen motivos para que un edificio público tenga este nivel de seguridad que tiene un narcotraficante, reprochó.

 

DESPILFARRO

“No es correcto que el presupuesto del PJF sea destinado a la contratación de gente armada, en lugar de ampliar el personal con más actuarios, jueces y administrativos, para atender con mayor prontitud los casos laborales de Carmen, donde la demanda de justicia es de las más altas en el país”.

Las pistolas y los rifles de estos guardias, que parecieran custodiar a algún capo o integrante del crimen organizado, no son necesarias para cuidar expedientes, pues tampoco se maneja dinero en efectivo dentro de estos juzgados.

Ningún ciudadano se siente cómodo en un tribunal donde hay gente armada, porque quienes acuden son extrabajadores que reclaman pagos de prestaciones, no delincuentes, finalizó Rabel Coba.

Noticia anterior

Llegan más de 22 mil dosis para vacunar a los 40-49: Guerrero

Siguiente noticia

Matan en asalto a empleado de rancho