Tribuna Campeche

Diario Independiente

No reconoce edil que reparó daños

Da click para más información

Sin admitir que pagó reparación de daño y con ello aceptó su culpa ante los delitos de peculado y ejercicio indebido de funciones del servicio público, el alcalde Pablo Gutiérrez Lazarus presumió que sepultó con votos a quienes lo persiguieron y señalaron de irregularidades, pues usaron las instituciones para atacarlo.

Según el munícipe, nada de lo que intentaron hacer funcionó, pues las denuncias quedaron solventadas, y los señalamientos del pasado “son la prueba de que la política siempre intervino en mi contra”.

Al preguntarle sobre los señalamientos que involucraron a su extesorero Israel Medina Posadas, y a la jefa de la Unidad Administrativa, Gladys del Carmen García Casanova, expresó que ya quedaron atrás esas acusaciones.

Y apuró a agregar para revirar el tema y hablar de su antecesor: “Todo lo he dejado en manos de la Contraloría municipal. Están los auditores revisando, es sano decir y demostrar lo que no se esté haciendo bien, para que enmendemos o sancionemos a quien no haya cumplido cabalmente con sus obligaciones”.

A pesar de lo que hizo el anterior edil Óscar Román Rosas González, yo no me he dedicado a hablar de los que se fueron, pues la gente los juzgó en las urnas.

“Prefiero sepultarlos con votos que con persecución de las instituciones, pues al final del día vale más un voto bien ganado que utilizar las instituciones para perseguir a quien no te conviene o te resulta un estorbo”.

“Lo viví siendo y no siendo alcalde, había persecución y molestia por uno, pero en esta acusación quedó todo solventado. De hecho, los auditores que nos estuvieron persiguiendo y acusando, los estatales, son los que están todavía en la Auditoría Estatal”, agregó Pablo.

El otro día le comenté a los auditores, que así como me estuvieron revisando, señalando y prestándose para un montaje, se me hacía raro que durante el trienio anterior no manifestaran algo, detalló.

 

EL DESVÍO SUPERIOR

A 13 MDP

A la par de la solventación de delitos en contra de él, de un exfuncionario y de la actual jefa de la Unidad Administrativa, se le preguntó al alcalde si aclarará el presunto desvío de recursos de su antecesor Óscar Rosas González, estimado en más de 13 millones de pesos, y respondió: “No es mi estilo hablar de algo que la misma autoridad podrá demostrar”.

“Hay auditores del Estado en el Ayuntamiento, donde tienen una oficina de Obras Públicas habilitada para que estén cómodos y pidan la información que necesitan. Las instancias correspondientes tienen su labor, no le vamos a entrar al dime y direte”.

Los tiempos de fiscalización de la cuenta pública o las auditorías están desfasadas, por lo que luego le toca al que sigue estar solventando si es que quiere, aunque desafortunadamente mucha de la información no se tiene porque es a propósito el desorden, y en otros casos hay la justificación de la pandemia.

Gutiérrez Lazarus dijo dudar de que Rosas González o su extesorero José Aliéser Hernández May, se interesen en aclarar el tema, pues aun cuando el Órgano Interno de Control los ha citado a comparecer después de la entrega-recepción, son los únicos que no han acudido.