Tribuna Campeche

Diario Independiente

Tráfico de plazas en Casa de Justicia

Da click para más información

El tráfico de influencias y la corrupción dentro del Poder Judicial de Carmen, se impone a los derechos de varios abogados que buscan hacer carrera, pues se da preferencia a quienes están bajo la modalidad de contrato, en su mayoría mujeres, y son ampliamente del agrado de quien manda en Recursos Humanos.

Lo anterior fue ventilado por medio de un correo electrónico bajo el nombre de “Anónimos”, donde se quejan de Noé Arias Acosta, responsable, y de Hermilo Franco Sánchez, quien estuvo durante muchos años en esa área, por “enviar información tergiversada, buscando siempre el aval del Pleno del Poder Judicial del Estado (TSJE)”.

Los aparentes afectados exigen la intervención de la presidenta del Tribunal, Virginia Leticia Lizama Centurión, “porque es la única funcionaria que puede ordenar una auditoría en Recursos Humanos, y descubrir que las personas con antigüedad son apartadas, para darle preferencia a quienes están bajo contrato”.

Agrega el texto: “Lo que llama la atención, es que estas dos personas —Noé Arias Acosta y Hermilo Franco Sánchez— siempre dan preferencia a mujeres, porque algunos hombres que son de la modalidad de contratos no tienen la misma suerte”.

El pleno del TSJE tiene que indagar cuando avale las peticiones de Recursos Humanos, cuyas decisiones afectan a trabajadores con antigüedad. “Nos restan oportunidad de crecimiento, sólo por el hecho de no ser el agrado de esos funcionarios”, se quejaron.

Nadie de las personas contratadas podrá ascender mientras sigan las viejas prácticas en esa área. No es fácil hacer carrera judicial si enfrente tienes a dos servidores públicos que sólo ven sus intereses personales.

De cómo se dan los ascensos, manifestaron que un oficial secretario asciende a actuario, después a proyectista y secretario de Acuerdo hasta ser juez, pero son truncadas las aspiraciones por las mañas y corrupción en Recursos Humanos.

Pareciera que lo primero que ven son faldas y no méritos, sin denostar a las mujeres que por su carrera judicial han escalado dignamente, dice la misiva.