Inicio»App»Silencio de la Fiscalía ante muerte en Atasta

Silencio de la Fiscalía ante muerte en Atasta

0
Compartidos
Google+

Exige la familia que dé a conocer las causas

Sin que hasta el momento se sepan las causas de su muerte, el joven Ángel Antonio Tacú de la Cruz fue sepultado ayer en el panteón de San Antonio Cárdenas, de donde era originario, mientras su familia lamentó que la Fiscalía General de Justicia guarde silencio.

Familiares y conocidos confirmaron que la dependencia estatal no ha informado de las causas del deceso, sólo se limitó a entregar el cuerpo como parte del protocolo, luego de que fuera hallado flotando en las aguas de la laguna de Atasta.

Aunque el sepelio lo quisieron hacer de forma privada, los familiares de Tacú de la Cruz, entre ellos su abuelito Antonio Tacú Sánchez, que radica en la zona de la Curva de Atasta, confirmaron que la Fiscalía no entregó documento alguno, por lo tanto, están a la espera de los resultados de la investigación.

Vecinos revelaron que las autoridades de Carmen evaden su responsabilidad de dar a conocer las causas del fallecimiento del muchacho, debido a que la familia no tiene asesoría jurídica.

Hay incertidumbre. Si lo mataron, dónde están los culpables; si decidió quitarse la vida, que lo digan para tranquilidad de la población. Luego no vayan a decir que somos revoltosos si empezamos a cerrar la carretera, advirtieron.

Los parientes sólo recibieron el acta de defunción, pero no hay más detalles. En el Ministerio Público hicieron comparecer a un familiar para que lo identificara, y luego entregó el cuerpo.

ERA EGRESADO DE LA UTCAM

Luego del entierro y tras orar junto a la tumba, Diego Salabarría, amigo de Ángel Antonio, expresó que su compañero era un muchacho de bien, y egresado de la Universidad Tecnológica de Campeche (Utcam).

Entre sollozos, agregó que aún le cuesta trabajo aceptar lo ocurrido, ya que su amigo tenía una vida y sueños por delante que cumplir.

“Ángel Antonio Tacú de la Cruz tenía 20 años de edad, un año menos que yo, y estudió en la Escuela Secundaria Técnica número 9, ubicada en las afueras de Atasta, concretamente en el tramo federal Atasta-San Antonio Cárdenas, donde nos conocimos”.

Luego —continuó—, coincidimos en el Colegio de Bachilleres de Campeche (Cobacam), Plantel 5 de Atasta, donde al terminar los estudios nos separaron y él ingresó a la Utcam para estudiar Ingeniería Petrolera.

Finalmente, dijo que todo ha sido lamentable y triste, y hasta el momento nadie tiene informes de lo que ocurrió.

Noticia anterior

Marina y Pemex son cómplices de atracos

Siguiente noticia

Despide Comuna a obreros eventuales