Inicio»App»Altanero, Pablo advierte que no debe al pueblo

Altanero, Pablo advierte que no debe al pueblo

1
Compartidos
Google+

Lo encara sexagenaria

Pese al intenso calor y su discapacidad, una sexagenaria se acercó al presidente municipal Pablo Gutiérrez Lazarus, cobijado por séquito de seguidores, para solicitarle atención al problema de la falta de agua potable, ya que él se debía al pueblo, pero el edil respondió de manera grosera y altanera: “No a todos, no se equivoque”.

La discusión se suscitó durante la visita de la gobernadora Layda Sansores a la cancha techada de la colonia Santa Isabel. Primero llegó el munícipe, que de inmediato fue abordado por reporteros de medios de comunicación afines, para “protegerlo” de reclamos por la falta de líquido vital.

Fue entonces que la sexagenaria, con dificultades para caminar y apoyándose en un bastón, intentó acercarse a él, pero fue detenida por personal de seguridad.

—“¿Ahora van a detener a una discapacitada? No soy una delincuente, pueden revisarme y darse cuenta que no porto armas, los delincuentes están en otro lado realizando fechorías impunemente; sólo permítanme hablar con el alcalde, para pedirl que nos ayude con el problema del agua potable”, exclamó la mujer.

A la llegada de la gobernadora, Gutiérrez Lazarus se despidió de los medios de comunicación y fue interceptado por la sexagenaria, quien le recriminó la falta de agua y pidió que la apoyara con una pipa de agua, pues no tiene dinero para comprar un viaje.

Con el rostro descompuesto, la autoridad municipal soltó: “¿Tiene su recibo pagado? Muéstremelo, ya que para tener derecho a exigir, se debe estar al corriente”. La mujer sacó rápido el documento de su bolso y se lo entregó.

Sin leerlo, Pablo Gutiérrez se lo devolvió, dio media vuelta y emprendió la retirada.

Ante la impotencia de poder seguirlo debido a su discapacidad, la mujer le gritó: “Escúchame Pablo, tú te debes al pueblo”.

La expresión llenó de ira a Gutiérrez Lazarus, quien reviró para contestar: “No a todos, no a todos. No se confunda”.

La sexagenaria se perdió entre la muchedumbre por los empujones de seguidores del alcalde, y no pudo acercarse a la gobernadora Layda Sansores, quien tampoco respondió a sus gritos de ayuda.

Noticia anterior

Reclamos a Layda

Siguiente noticia

Aniversario 47