Inicio»App»Venta de agua, negocio de Pablo

Venta de agua, negocio de Pablo

0
Compartidos
Google+

El suministro es deficiente en varios sectores de la Isla

Mientras incontables colonias permanecen sin suministro de líquido vital, el alcalde Pablo Gutiérrez Lazarus y el director del Sistema Municipal del Agua Potable y Alcantarillado de Carmen (Smapac), Salvador Gómez Hernández, hacen negocio abasteciendo por medio de pipas a negocios, como ocurre con una cervecería a la que venden al día hasta seis viajes de 20 mil litros cada uno y costo unitario aproximado a los tres mil pesos, es decir, 18 mil en total.

Denunció lo anterior Martha García Sánchez, vocera de la organización Carme contra la Corrupción, A.C., y recriminó que mientras en sectores como Obrera, Caracol, Camaroneros II, Justo Sierra, Pérez Martínez y Manigua, el suministro de agua es deficiente, al dueño de la “Carmelita” le venden hasta seis pipas diarias.

Para abastecer la empresa de Salvador “Chavi” Gómez Hernández son utilizadas las pipas donadas por Petróleos Mexicanos (Pemex), mientras el resto de la población tiene que suplicar para ser abastecidos con un poco de líquido.

Como ciudadano, si solicito al Smapac que me surta agua, para compensar de alguna manera el pésimo servicio me exigirá presentar el último recibo de consumo con sello de pagado, de lo contrario, me tachará de revoltosa y la respuesta a mi petición será negativa. Claro que si se trata de un empresario o amigo alcalde, de inmediato es atendido.

Es más, si vas a las oficinas para alguna aclaración, encontrarás filas de personas para reclamar el mal servicio, no el cobro.

La activista recalcó que Gómez Hernández y Gutiérrez Lazarus, han hecho de la venta de agua un negocio jugoso y próspero, pues las empresas se ven obligadas a comprar para sus actividades, debido a que sus tuberías están secas.

“Es necesario que la Fiscalía Anticorrupción ponga especial atención en este caso, que puede estarse convirtiendo en la ‘caja chica’ de actividades políticas en busca de una candidatura o para el retiro”.

De manera frecuente y en horas de la noche —expuso García Sánchez—, se ha vuelto común ver pipas del Smapac entrando a las instalaciones de la calle 33 para cargar agua, lo mismo en el cárcamo de Puesta del Sol, y todo para beneficiar en su mayoría a empresarios y empresas amigas de la administración que pueden pagar altos costos.

“Los propios trabajadores confirmaron que el trato preferencial no es para todas las empresas o compañías, sino en beneficio de un grupo de preferidos y recomendados de Gutiérrez Lazarus, a diferencia de la mayoría de la población, que tiene que rogar para recibir agua”.

Aprovechó para destacar que es un secreto a voces que un grupo de empresarios y familiares de Gutiérrez Lazarus no paga el servicio de suministro del agua potable, pero tampoco aparecen en las órdenes de “cortes”.

 

Noticia anterior

Enrejan comercios para evitar asaltos

Siguiente noticia

Protestan en ‘Quiroga’; acusan mala atención