Inicio»App»Se encadena una mujer por despido injustificado

Se encadena una mujer por despido injustificado

0
Compartidos
Google+

Sin respaldo de Urueta Moha

Ante lo que calificó como insensibilidad del alcalde Pablo Gutiérrez Lazarus, una madre de familia de 52 años de edad se encadenó ayer a un árbol en la Plaza Cívica “7 de agosto”, a más de un mes de ser despedida de manera injustificada por la Dirección de Bienestar Social, donde laboró 28 años.

Sin respaldo del dirigente sindical José del Carmen Urueta Moha, que no ha hecho nada por defenderla, pese a pertenecer al Sindicato Único de Trabajadores al Servicio de los Poderes, Municipios e Instituciones Descentralizadas del Estado de Campeche (SUTPMIDEC), África Mariana Saldaña Alderete llegó acompañada de sus hijos, quienes portaban cartulinas.

Cerca de las 7:30 horas de la mañana llegó a la citada plaza cívica para encadenarse de manera simbólica, frente al Palacio Municipal, y se declaró en huelga de hambre. “Me hicieron trabajar durante un mes, sin que hasta el momento me hayan cubierto la remuneración correspondiente”, acusó.

Explicó que en las administraciones municipales pasadas de diferentes partidos políticos, se desempeñó sin problema alguno en la Dirección de Bienestar Social, pero ahora que regresó el edil Pablo Gutiérrez Lazarus, fue despedida sin explicarle el motivo.

“He solicitado varias veces por escrito que se me informe de los motivos por los cuales me despidieron, pero nadie da respuesta, lo cual ya me agobió, pues tengo la responsabilidad de alimentar y dar educación a mis hijos”.

“En estos momentos, mis dos hijos menores de edad corren el riesgo de ver truncados sus estudios, ante la posibilidad de que su madre se quede sin empleo por arrogancia del alcalde Pablo Gutiérrez Lazarus”, recriminó.

De la misma manera, la salud de Saldaña Alderete corre grave riesgo, pues por padecer hipertensión arterial y diabetes estaba bajo tratamiento de control en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), según relató.

Cerca de la 10 de la mañana fue visitada por elementos de la Cruz Roja Mexicana. Valoraron su condición física y signos vitales, y reiteró que no se retirará hasta recibir respuesta positiva.

Por su parte, César Marín Reyes, secretario de la Comuna, aseguró que esta es una administración de puertas abiertas, por lo tanto, está dispuesta al diálogo, siempre y cuando sea con respeto y sin afectar a terceras personas.

Sin acercarse al lugar de protesta, el funcionario sostuvo que a través de regidoras del Cabildo se estará atendiendo el caso, pero fue encarado por una de las menores hijas de Saldaña Alderete, para reclamarle la falta de atención al problema laboral de su mentora, quien hasta el cierre de la edición permanecía encadenada.

Noticia anterior

Congreso petrolero debe ser aquí: Pablo

Siguiente noticia

Critican renuncia de síndico expriísta