Tribuna Campeche

Diario Independiente

Sin placas balísticas el chaleco del policía lastimado

Da click para más información

Aunque desde la Dirección de la Policía Municipal, a cargo de Samanta Bravo Muñoz, filtraron la información de que en heroica labor de un agente fue detenido un presunto asaltante, lo cierto es que no supieron cómo detenerlo y por poco mata al uniformado Eliavín Domínguez, quien portaba chaleco sin placas balísticas.

Aunque el agente está fuera de peligro, en la carpeta de investigación no pudieron acreditar que frustraron el robo al negocio del presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Encarnación Cajún Uc, como presumió la corporación policiaca, sino que en la revisión a un sospechoso que momentos antes había disparos al aire cerca de la “Playita Guanal”, no pudieron capturarlo.

La fallida peripecia estuvo a punto de costarle la vida al oficial Domínguez, y tuvieron que intervenir otros agentes para corretear a Alan Ugalde, que finalmente fue baleado en la avenida Colosio, cerca de una agencia de autos.

El baleado y hoy detenido, según una fuente de la Fiscalía, fue judicializado por los delitos de homicidio calificado en grado de tentativa y violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos. Está a la espera de su audiencia inicial.

De acuerdo con el expediente CI-3-2022-, el imputado fue intervenido quirúrgicamente, y hasta que el Juez de Control verifique su estado de salud, podría comparecer y saber cuál será su destino legal.

El parte médico indica que Alan Ugalde se recupera satisfactoriamente de los disparos que recibió en la pierna, aunque hasta ayer no estaba en condiciones de ser presentado ante la autoridad judicial, lo que podría ocurrir hoy.

En la referida carpeta de investigación no se menciona la “intervención heroica de los policías”, como en su momento ventiló la policía local a cargo de Samanta Bravo, sino solamente que hubo reporte de una persona que amenazaba con arma de fuego en la “Playita Guanal”.

Incluso entre los policías se rumoró que si el maloso le hubiera disparado al torso, habría matado al oficial Domínguez, quien llevaba el chaleco pero sin placas balísticas.

Es cierto que muy cerca del restaurante “Cajún” fue ubicado el hombre armado, por lo cual el oficial Domínguez cruzó el camellón y cuando se acercó al aludido, éste sacó una pistola 9 milímetros y le disparó, causando rozón en la sien izquierda que lo dejó sin una parte de cuero cabelludo.

El compañero del oficial herido se acercó para levantarlo y pedir ayuda a la corporación, pues por falta de arma no pudo encarar al delincuente, que calles más adelante fue tundido a tiros.