Tribuna Campeche

Diario Independiente

Morena y Gobierno asaltaron la Unacar

Da click para más información

LAFFON ESTÁ AL SERVICIO DE LAYDA

El movimiento contra la Universidad Autónoma del Carmen (Unacar), que mantuvo en paro las actividades educativas durante 15 días, fue orquestado por el Gobierno del Estado y Morena, para apoderarse de la máxima Casa de Estudios e imponer como rectora a Sandra Laffon Leal, quien está al servicio de la gobernadora Layda Sansores San Román.

El secretario regional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Luis García Hernández, y el presidente del Consejo Político Estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Acisclo Paz López, coincidieron en que los oscuros objetivos de la protesta quedaron al descubierto cuando concluyó la manifestación, pese a no cobrar las remuneraciones que demandaban.

García Hernández enfatizó que la Unacar corre el grave peligro de convertirse en un campus de la Universidad Autónoma de Campeche (UAC), como ha sido la pretensión y el anhelo de los “políticos carmelofóbicos” hoy enquistados en Morena, quienes utilizando a su delfín Laffon Leal podrán generar las modificaciones a la Ley Orgánica.

“La gobernadora Layda Sansores y equipo de ‘carmelofóbicos’, han demostrado que odian a Carmen y no desean su desarrollo y crecimiento, sino por el contrario, buscan desmembrarlo y llevarse todo a la capital del Estado, para someter a este noble pueblo”.

El movimiento en contra del alma máter —continuó—, fue orquestado desde el Gobierno del Estado y utilizó a un miembro de Morena: el dirigente del Sindicato Único de Trabajadores de la Unacar (Sutunacar), José Ramón Magaña Martínez, quien usó a los jubilados y pensionados, “para, igual que Judas, vender nuestra máxima Casa de Estudios por unos pesos”.

De su lado, Paz López señaló que el Gobierno del Estado y Morena colocaron a Laffon Leal, con lo cual violentaron la Ley Orgánica de la Unacar, para no sólo apoderarse de ella, sino utilizarla como botín político a su servicio”.

“Todos vimos el derroche de dinero en la impresión de una gran cantidad de lonas, en tanto las movilizaciones y otras acciones fueron financiadas con dinero del pueblo, para atacar al propio pueblo y a sus instituciones”.

Un bloqueo de este tipo y las manifestaciones necesitaron recursos y financiamiento que el sindicato de la Unacar no tenía, entonces de dónde salió, y la respuesta es fácil: de quienes orquestaron el “asalto” a la institución, aseveró.

Por su parte, el dirigente de Morena en Carmen, Wilebaldo Guerrero de León, se negó a opinar sobre el cambio en la Rectoría de la Unacar, al señalar que no es asunto que corresponda a su partido. “Somos respetuosos de la autonomía universitaria, considero que son los universitarios los que deberían opinar”, expresó, y se retiró.