Tribuna Campeche

Diario Independiente

Layda ha dejado estancamiento económico: Herrera Mendoza

Da click para más información

DIO ELEMENTOS PARA EVITAR LLEGADA DE OFICINAS PETROLERAS

La administración de Layda Sansores San Román y el Gobierno de Morena sólo han dejado un año de retroceso en la entidad, con estancamiento económico por falta de empleo e inseguridad, lamentó Adelina Herrera Mendoza, secretaria de Sectores Económicos del Comité Estatal del Frente Nacional Socialista Institucional Mexicano (FMSIM), A. C.

Recordó que Carmen siempre ha sido la capital económica de Campeche, pues sus riquezas naturales le han permitido impulsar el desarrollo de la entidad, sin que por ello haya sido retribuida como se merece, de ahí las condiciones de abandono y las carencias en que está.

“Al concluir la pasada administración, al menos en simulación se mantenía el compromiso de Pemex y del Gobierno Federal, de asentar en Carmen las oficinas centrales de la petrolera nacional en la Isla”.

“Sin embargo, con la llegada a la gubernatura de Layda Sansores San Román y su argumento de que estamos en saturación vehicular, le ha dado elementos a la Federación para no cumplir esta promesa de campaña del presidente Andrés Manuel López Obrador”, aseveró.

La visión limitada de los integrantes del Gobierno de Morena —subrayó Herrera Mendoza—, impide generar oportunidades de inversión, a pesar de las ventajas de tener la misma corriente ideológica que la Federación, pues sólo exhiben sumisión y de rodillas, al aceptar cada uno de los “recortes” financieros a la entidad.

“En Carmen hay despegue económico porque su gente y los empresarios no han dejado de luchar y buscar oportunidades de desarrollo, para hacer negocios, generar empleos y promover la reactivación económica, pues del Gobierno de Layda Sansores no se tienen obras públicas, ni inversiones”.

La activista recordó que este abandono ha llevado al pueblo carmelita a no sentirse campechano, debido a que los Gobiernos siempre buscan llevarse la riqueza de la Isla.

No retribuyen nada para su desarrollo y crecimiento, con lo cual fomenta y hacen florecer el sentimiento separatista que lo lleve a convertirse de nueva cuenta en territorio federal o el Estado 33, expresó.

“Hoy de nueva cuenta, este sentimiento de abandono, de rechazo, de repudio, reciben los carmelitas de las autoridades estatales, y lamentablemente sus legisladores, tanto estatales como federales, están más pendientes de intereses propios y los de sus grupos, que en defender las necesidades y derechos del pueblo”.