Tribuna Campeche

Diario Independiente

Maestros sin pavo; acusan desprecio de Layda

Da click para más información

Más de un centenar de maestros activos y jubilados no cenaron pavo la noche del 24, debido a que los vales que recibieron de la Secretaría de Educación (Seduc), a cargo del expriísta Raúl Aarón Pozos Lanz, no pudieron ser canjeados, lo que fue interpretado como muestra del desprecio y rencor de la gobernadora Layda Sansores hacia los carmelitas.

Entre los afectados está la profesora jubilada Hermila López Cruz, quien molesta lamentó que las autoridades estatales no prevengan los problemas que causan a quienes, como ella, tienen dificultades para movilizarse. “Acudí el jueves 22 al lugar de cambio, y hasta hoy (por ayer) no había recibido lo acordado”.

“Cada año, dentro de las prestaciones que tienen los maestros está la entrega de vales de pavos por parte de la Seduc, y durante años no habíamos tenido problema para canjearlos en los puntos establecidos”, se quejó.

El jueves 22 me dijeron que no había, y a diario he regresado, pero hasta ayer no me habían hecho válido el vale de pavo, pese a los problemas de movilidad que tengo, al igual que varios compañeros.

El canje debió ser en una congeladora del presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Encarnación Cajún Uc, que había sido el sitio oficial, pues la firma contratada no tiene establecimiento en la Isla.

Martín Montejo Ruiz, familiar de un maestro jubilado que intentó hacer válido el canje, lamentó el trato que reciben los maestros y todo el personal del Estado, ya que “no comimos pavo este año, a causa de la pésima administración de la llamada 4T, la cual pensamos sería para mejorar, pero todo es cada día peor”.

Los trabajadores estatales de Carmen, como la población en su conjunto, recibimos atención de segunda del Gobierno de Layda Sansores San Román, pues en la capital no se tuvieron problemas para realizar los cambios de los vales, reprobó.

Carmen Gutiérrez Valenzuela expuso: “No merecemos este trato, nos queda claro el desprecio y el rencor que Layda Sansores tiene para con los carmelitas, pero no nos está regalando nada, sino es un derecho que nos corresponde y debe cumplir con ello”.