Tribuna Campeche

Diario Independiente

Criminal usar las aeronaves de Asesa

Da click para más información

Poner en riesgo la seguridad y la vida de cientos de trabajadores petroleros que a diario son transportados en helicópteros de la empresa Aeroservicios Especializados, S.A. de C.V. (Asesa), es acto criminal que mancha nuevamente de sangre las manos del director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Octavio Romero Oropeza, a quien ahora “sólo le falta ordenar ampliar el contrato a la compañía regiomontana”.

Afirmó lo anterior Javier del Carmen Bello Ávila, presidente fundador del Grupo Unido Campechano de Trabajadores Petroleros, al exigir a Pemex y a la Fiscalía General de la República (FGR), dejar a un lado el silencio en que mantienen las investigaciones, y revelar las causas del accidente en que perdieron la vida dos pilotos.

“Es necesario esclarecer estos hechos, pues estas aeronaves al trabajar a un 50 por ciento de su capacidad tienen la posibilidad de planear y amortiguar un poco el impacto, sin embargo, hasta ahora sólo se sabe que el helicóptero se desplomó, lo cual causa inquietud y temor entre los obreros”.

“De acuerdo con las imágenes dadas a conocer por los trabajadores que participaron en las labores de búsqueda y rescate, el vehículo quedó destrozado, lo que aumenta la hipótesis de un golpe de frente contra el agua”.

“La legislación vigente marca que esta y toda aeronave que sobrevuela territorio nacional, debe contar con estricto programa de mantenimiento, por eso preocupa que trabajadores de Asesa den a conocer que no lo reciben de manera correcta, y así se pone en grave riesgo la seguridad de los petroleros”, alertó.

Bello Ávila subrayó que este acto criminal mancha nuevamente de sangre las manos del director petrolero Romero Oropeza, porque permitir que las aeronaves en que todos los días son transportados cientos de obreros a las plataformas marinas, lo convierte en cómplice de asesinato de quienes pierden la vida en estos accidentes.

“Es necesario que la FGR y la Agencia Federal de Aeronáutica Civil, den a conocer los avances en sus investigaciones, sobre las verdaderas y reales causas de este accidente, debido a que el rumor de la falta de mantenimiento a las aeronaves es fuerte y aumenta cada día”.

Cabe destacar que, de acuerdo con datos recabados, la necropsia practicada al capitán Francisco Javier Nájera Morales, piloto del helicóptero utilitario bimotor Bel 412 con matrícula XA-BNA, y al copiloto Miguel Ángel López Hinojosa, indica que fallecieron por traumatismo craneoencefálico.