Tribuna Campeche

Diario Independiente

Sin diésel la Semar para los operativos

Da click para más información

Bajo la excusa de no tener presupuesto para comprar diésel, autoridades de la Secretaría de Marina (Semar) no realizan operativos para frenar la delincuencia en altamar, ante lo cual pescadores ribereños evitan usar lanchas ni motores nuevos para tratar de no atraer a los “piratas”.

José del Carmen Mendoza Gallegos, presidente de la Federación de Cooperativas Ribereñas, agregó que desafortunadamente no hay resultados en materia de vigilancia, y cuando hay detenidos jamás recuperan los motores, pues aparentemente quedan como ganancia de las mismas autoridades.

A decir del pescador, el “pirataje” disminuyó tras los muertos en la Península de Atasta, pero en las últimas semanas se reactivó la presencia de delincuentes, sin que autoridad alguna vigile en la noche y madrugada las costas de Carmen y la Sonda de Campeche.

“Para lo único que han servido este tiempo es para presionarnos con la entrega de permisos de pesca, con el amago de quitarnos embarcaciones, pero cuando deben accionar y dar resultados, simplemente no aparecen y argumentan falta de presupuesto para combustible, lo cual tal vez sea cierto”.

“Las autoridades no hacen actividad alguna para evitar y combatir actos vandálicos, sólo tienen el síndrome de papelitis. Que se enfoquen en el vandalismo, sobre todo de noche, pues después de 8 ó 12 brasas tienen lanchas interceptoras, pero dicen que no hay para el diésel”, criticó.

La inseguridad nos mantiene atados de manos hasta poder andar con sus equipos y artes de pesca de mejor calidad, pues preferimos salir con lo más viejo para que no represente tanta ganancia a los ladrones, lamentó Mendoza Gallegos.

“Muy pocos quieren salir con lanchas y motores nuevos, pues prácticamente el bandido ataca lo nuevo. Tampoco se ha sabido a quién ha detenido la autoridad para castigarlo y que devuelva el afectado”.

Finalmente, confió en que dados los antecedentes, este año las autoridades apliquen verdadera estrategia para frenar los asaltos en altamar, que no sólo impactan a los pescadores, sino también a la industria petrolera.