Tribuna Campeche

Diario Independiente

El presidente de la Organización Ciudadana Por la Defensa de Pemex señaló que hay muy poco personal dentro de los complejos e instalaciones petroleras, por la cancelación de las plazas.

El presidente de la Organización Ciudadana Por la Defensa de Pemex señaló que hay muy poco personal dentro de los complejos e instalaciones petroleras, por la cancelación de las plazas.

Urge que Pemex libere las plazas congeladas, manifiesta Pineda

LAS CARGAS DE TRABAJO QUE TIENEN LOS OBREROS PONEN EN RIESGO SU INTEGRIDAD

Al calificar como urgente y necesario que Petróleos Mexicanos (Pemex), libere las plazas que mantiene congeladas, para la contratación de personal transitorio, que ocupe las vacantes de los trabajadores que se mantienen en resguardo hace dos años, Miguel Pineda Ortiz, presidente de la Organización Ciudadana Por la Defensa de Pemex, manifestó que la negativa de los directivos de hacerlo, pone en riesgo la integridad de obreros y de sus instalaciones.

En reiteradas ocasiones se han presentado manifestaciones y protestas en diversos complejos, por parte de obreros transitorios que exigen a Pemex la liberación de esas plazas, lo cual podría replicarse en Carmen y otras entidades, dijo.
Resulta desesperante para los compañeros no contar con un empleo, cuando se sabe del alto número de trabajadores que se encuentran en resguardo desde años atrás, resaltó.
Durante la pandemia, directivos de Pemex dieron la instrucción de enviar a resguardo a los obreros que presenten alguna comorbilidad y que eran considerados como de riesgo ante la pandemia, así como las bajas que se tuvieron por los decesos, además de personal que sale de incapacidad o vacaciones, entonces hay lugares “congelados”, describió.
“Anteriormente, cuando un obrero por cualquier situación no se encontraba laborando, su plaza o su lugar era ocupado por trabajadores transitorios, quienes llevaban a cabo la labor, permitiendo un óptimo desarrollo de las actividades, sin embargo, en la actualidad, hay miles la plazas que no están siendo ocupadas”.


El que no se cubran esas plazas vacantes, no sólo se incrementa la carga de trabajo para los trabajadores en activo, sino también se pone en riesgo la operación de las instalaciones, incrementando las posibilidades de accidentes, incluso de consecuencias fatales, señaló.
Se trata de medidas absurdas adoptadas por Pemex para disminuir la movilidad en las instalaciones. Buscan ahorrar, pero estrés y la carga de trabajo, aunado a la falta de mantenimiento, pueden traer consecuencias mucho más costosas que la liberación de estas plazas de trabajo, supuso.
“Las cargas de trabajo que ahora tienen los obreros ponen en riesgo su integridad, y las condiciones de operación de las instalaciones, sin embargo, pese a ello, los líderes sindicales permanecen callados, olvidando su deber de defender y proteger los intereses de sus representados”.
Hay muy poco personal dentro de los complejos e instalaciones petroleras, por la cancelación de las plazas, provocando una carga de trabajo que es muy alta. Se pueden cometer errores que pueden ser fatales, siendo las áreas más impactadas los talleres eléctricos, operación de plantas, instrumentación y soldadura, concluyó.