Tribuna Campeche

Diario Independiente

La delincuencia organizada preocupa y ahuyenta a inversionistas: Encarnación

La única forma en que nos hacemos sentir es a través de manifestaciones, como la que realizó el lunes un grupo de viudas, pus hay hartazgo ante la nula respuesta de la Universidad Autónoma del Carmen (Unacar) a la petición del pago de nuestras jubilaciones.
De acuerdo con el representante de los jubilados sindicalizados, Juan Arturo Ruiz Pérez, las protestas continuarán, independientemente de si hay algún arreglo entre las viudas, ya que la rectora Sandra Laffón quiere seguir con su estrategia de pagos chiquitos.
Sandra Laffón platicó en privado con las viudas y se comprometió a apoyarlas hoy (por ayer), de lo cual no ha trascendido si cumplió, pero aunque haya algún arreglo, los demás pensamos acelerar las protestas, advirtió.
“Mientras no se vea bien la solución, no podemos dejar de presionar o dejar de manifestarnos, porque si está pagando de a poquito y bajamos presencia, Sandra dejará de pagarnos”.
Sobre la fecha en que recibirían otro abono, Ruiz Pérez respondió: “Pues ahora sí está en chino, pues no la hay, y según el discurso de ella (en alusión a Laffón), está pagando con ingresos propios”.
Te pongo mi ejemplo o de algunos compañeros: sólo nos han pagado dos quincenas, y quienes ganan menos andan con 15 quincenas de atraso, y algunos acumulan hasta 17, detalló.
Para este 15 lo más seguro es que no paguen, y a las viudas también les deben, pues sólo sé que les habían pagado cinco de las 17 quincenas pendientes, y dudo hayan recibido todo.
—¿Cuántas les van a pagar?, se le preguntó.
—“No tenemos idea, pero vamos a protestar en estos días, porque es la única forma en que nos puede ver Sandra Laffón, contestó.
—¿La única forma en que pueden hacer entender a Sandra es a través de manifestaciones?, se le interrogó.
—“Pues fíjate que no tanto para hacerla entender, sino para que nos tenga presentes, vamos a decirlo así, porque si quitamos el dedo del renglón, a ella le va a valer”, respondió.
La rectora —continuó—, tiene bien clara la situación, y es esa la de “debo, no niego, pago no tengo”. Además, maneja que paga con ingresos propios.
A la pregunta de si van a acostumbrarse a los abonos chiquitos, Ruiz Pérez reiteró que “por eso seguimos manifestándonos, y vamos a subir en escala las manifestaciones, eso lo tenemos bien presente”.
Ayudó el último apoyo otorgado a 75 de los 150 jubilados, pero los demás quedamos al aire, y como ya estamos grandes no podemos torear de golpe a la buena de Dios, sino ir agarrando condición para que cuando lleguen las escaladas más fuertes, no andemos tan mal físicamente, parafraseó.
El mensaje que en un momento dado debería interpretar la ciudadanía, es que estamos a punto de cumplir un año que la Rectoría nos notificó que ya no iba a pagarnos, concluyó.

error: