Tribuna Campeche

Diario Independiente

Aceita tu organismo

Los ácidos grasos ayudan a disminuir los altos niveles de colesterol, regulan la presión sanguínea y son responsables de procesos químicos del organismo.

El consumo de ácidos grasos omega-3 y omega 6, son de gran beneficio para la salud, ambos son responsables de procesos químicos fundamentales para el funcionamiento del organismo.

Estos ácidos no son producidos por nuestro organismo, deben obtenerse a través de alimentos. Una vez consumidos, se transforman en otros ácidos.

El omega-3 se extrae de alimentos como el salmón, nueces, hortalizas, cereales y semillas como la linaza. Existen tres tipos de omega 3: alfa linolénico, ácido eicosapentaenoico y ácido docosahexaenoico.

El cuerpo convierte el ácido alfa linolénico en los otros dos que son los más utilizados por el organismo para diversos procesos.

Por su parte, el omega-6 es necesario para el desarrollo del cerebro. Este se extrae del cártamo, el girasol, frutos secos, algunos cereales y huevo, entre otros alimentos.

El consumo de omega-6 debe ir en relación y en equilibrio con el consumo de omega-3, su consumo excesivo puede generar problemas de salud.

Estos ácidos son importantes para conservar la salud, son capaces de reducir los riesgos y síntomas de trastornos como la diabetes, los accidentes cerebrovasculares y la artritis reumatoide, además de reducir los altos niveles de colesterol.

Claudia Isabel Rojas, médico cirujano y especialista en acupuntura y fitoterapia del laboratorio CIBE de México, señala que en nuestro país se producen suplementos alimenticios con todas las bondades de los ácidos grasos, que son el resultado de diversos programas de investigación científica.

La especialista destaca que estos suplementos alimenticios tienen como base estos ácidos “que son de origen vegetal, porque tienen moléculas que ya no tienen que pasar por el hígado para ser metabolizados, sino que ya están dentro de estas emulsiones que nos servirán para desinflamar, mejorar la circulación, favorecer la contracción muscular del corazón y evitar la formación de coágulos”.

Un bajo nivel de ácidos grasos puede ser un factor determinante para diversas enfermedades. Hay que tener en cuenta que estos ácidos desempeñan un papel importante en la vida de las células cardiacas.

Entre los productos que CIBE lanza al mercado, destaca el Aminocen, que beneficia los músculos y articulaciones, es recomendable para los deportistas y pacientes con diabetes.

El Detoxen, que además de los ácidos grasos tiene zábila, cuya función principal es desintoxicar y limpiar la membrana. El Forticen, que es multivitamínico y va directo al sistema nervioso, al cerebro y está recomendado para mujeres embarazados, debido a sus grandes beneficios para el desarrollo fetal. El Aminocel, que es un auxiliar para problemas de articulaciones y masa muscular.

Estos suplementos, que se encuentran como emulsiones, se pueden combinar con otros tratamientos, alópatas, homeópatas o herbolarios, porque debido a su esencia natural, no se contrapone con ningún tratamiento, aclara Claudia Isabel Rojas.

¿CUÁL ES LA FUNCIÓN DEL OMEGA-3?

Nutre las membranas de las células. Cada célula de nuestro cuerpo está rodeada por una membrana compuesta principalmente de ácidos grasos. Ésta permite que los nutrientes ingresen a la célula en las cantidades necesarias y, que los elementos tóxicos o de desecho sean eliminados de la célula con más rapidez.

Las células que no están rodeadas por una membrana saludable pierden la habilidad de retener agua y otros nutrientes vitales para su funcionamiento. También pierden la habilidad para comunicarse con otras células; algunos investigadores consideran que ésta puede ser una causa para el desarrollo de tumores cancerosos y, que las dietas que contienen altas cantidades de grasa saturada o hidrogenada endurecen las membranas de las células y les hacen perder la fluidez que tanto necesitan para su buen funcionamiento.

 

¿QUÉ ES OMEGA-6?

Los ácidos grasos esenciales omega-6 son necesarios para el desarrollo del cerebro y el déficit de los mismos podría afectar el desarrollo de los niños.