Inicio»Deportes»Venados complica su futuro

Venados complica su futuro

0
Compartidos
Google+

Ya se fueron cinco jornadas y la tónica en los Venados del Club de Fútbol Mérida no cambia, se ligó un tercer empate consecutivo en casa, simplemente no saben ganar y tampoco se buscan variantes para conseguirlo, esa es la realidad, puede ser fuerte y contundente, pero no hay por qué vender falsos espejismos.

Los astados se están complicando su futuro, ya que el Torneo Clausura 2014 del Ascenso MX ya avanzó una tercera parte, ya que cabe recordar que en este circuito el calendario consta apenas de 15 fechas.

Aunque algunos dirán que el equipo ha mejorado, lo cierto es que tres unidades de nueve disputadas en casa son pésimas y al final pueden marcar la diferencia entre calificar y quedarse fuera de la Liguilla.

Nadie duda de la capacidad del argentino Ricardo Valiño como entrenador, si no fuese buen técnico los Venados no se hubiesen colado a la fiesta grande en anteriores campeonatos, en uno de los cuales se finalizó como sublíderes.

Uno de sus mayores problemas, por todos conocidos, es que se suele “casar” con ciertos elementos y con su famoso “estilo”, en lugar de buscar modificar y revolucionar su formación cuando la situación lo amerita.

Valiño es un estratega que confía en los jóvenes y suele brindarles la oportunidad, pero entonces debe definir ya si el objetivo de los astados es proyectar futbolistas al profesionalismo o verdaderamente soñar con un título como se les suele “engañar” a los aficionados, muchos de los cuales no “caen” en los discursos mareadores y luego se refleja en las entradas al estadio.

El sábado pasado, en el choque ante los Lobos de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, sólo un cabezazo de Fernando “Pollo” Salazar salvó a los ciervos de la derrota, más allá de que Juan Carlos Mosqueda haya fallado un penal.

Los Lobos se mostraron como un cuadro canchero, de acuerdo a la capacidad de sus integrantes, liderados por Cuauhtémoc Blanco, quien a sus 41 años puede ya no correr, pero mantiene un “cerebro” y un toque de balón impresionante; para muestra el gol que marcó de tiro libre; un jugador que marca diferencia y que los meridanos no tienen. Y lo peor es que los que más se acercan a esas características ni siquiera ven acción y únicamente por decisión de Valiño.

En el choque ante los poblanos, José Luis “Parejita” López ingresó de cambio a los 59 minutos y los Venados tuvieron mayor posesión de pelota, incluso por momentos el partido se desarrolló más en terreno de los visitantes.

Aunado a ello, López se encargó de cobrar una falta y lo hizo con un matemático servicio al manchón de penal que fue rematado por el “Pollo” Salazar para la anotación de la igualada. Empero, al parecer el único que no se da cuenta que un elemento como el “Parejita” debe actuar como titular, es Valiño.

Asimismo, es increíble llegar al estadio y observar a un Juan Pablo “Loquito” García y a Julio César Atilano, dos elementos de características netamente ofensivas, en la tribuna, ni siquiera salieron a la banca.

Es cierto, García viene de varios meses en la congeladora, fue intervenido quirúrgicamente y está a años luz de su mejor nivel, pero ¿y Atilano?

Además, si se toma como excusa que el “Loquito”, o el mismo Atilano no están a ritmo, entonces no se entiende que jueguen los argentinos Strahman y Neculmán.

Sin tener que examinarlos demasiado, brinca a la vista que ninguno de los dos delanteros pamperos está en forma, lucen totalmente faltos de acoplamiento, no hicieron la pretemporada con el equipo y se nota.

Strahman arrancó el partido y dejó su lugar a los 64 minutos, precisamente a su paisano Neculmán, pero ambos pasaron totalmente inadvertidos y lo cierto es que pareció que los Venados jugaron con 10 elementos todo el desafío.

Por qué no probar con un “Parejita” López, “Loquito” García o Atilano de inicio en un encuentro. Si no funcionan ya será otro cantar, pero si no los pones no lo comprobarás.

Sin embargo, la situación no termina ahí, ya que después de cinco jornadas, los ciervos aparecen como décimos generales y lo más fuerte está aún por venir, dado que con todo respeto para los conjuntos que han enfrentado hasta el momento, todavía restan “peces gordos” por encontrarse en el camino.

Los meridanos se verán las caras en las próximas semanas con los Estudiantes-Tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara, actuales líderes; así como el Celaya, Necaxa y los Correcaminos de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, terceros, cuartos y quintos de la tabla, respectivamente.

Salvo el Celaya, Estudiantes-Tecos, Necaxa y Correcaminos son de los candidatos al título e incluso a ascender, por lo que los astados no la tendrán nada fácil.

Aún así, hay algunos que se quieren engañar y tapar el sol con un dedo al decir que la oncena local no ha jugado mal. Ya veremos qué pretextos surgirán cuando se queden sin Liguilla.

Vicente Santos Pérez

Noticia anterior

Panqué Santorini

Siguiente noticia

Selectivo para tenis de mesa arranca mañana