Inicio»Deportes»En trifulca termina la final de Liga Chenera de Béisbol

En trifulca termina la final de Liga Chenera de Béisbol

0
Compartidos
Google+

HOPELCHÉN.— El tercer juego de la gran final de la Liga Chenera de Béisbol entre Cachorros de El Poste y Novatos de Cancabchén terminó en trifulca, con golpes entre jugadores y aficionados, y hasta con pedradas por parte de ambos lados.

El saldo de este encontronazo fue de cuatro personas lesionadas y dos parabrisas de camionetas rotos. La policía, pese a estar presente en el lugar del zafarrancho, no detuvo a nadie.

De este juego saldría el campeón del torneo, y por lo tanto el pequeño campo deportivo de El Poste estaba repleto de público: había familias enteras que acudieron a ver el juego; niños y mujeres salieron de sus casas para apoyar con porras a su equipo. Novatos, por su parte, también llevó seguidores, que finalmente tomarían parte en la refriega.

COMIENZA LA GRESCA

Se jugaba la parte alta de la sexta entrada, con amplia ventaja para Cachorros por marcador de 16 carreras a 0, cuando el “novato” Santiago Chablé sacó rodado al campo corto y fue puesto aut en la inicial.

Tras esta acción, el mánager de Cancabchén, Juan Várguez Tec, coach de la base donde sucedió la jugada, entró al campo para propinarle una patada al jugador Eustaquio Tun, quien reclamó al manejador por la acción, pero sólo consiguió que se le fuera encima.

Lo que vino a continuación fue el caos: las bancas se vaciaron y los aficionados de Cancabchén se abalanzaron sobre los integrantes del equipo contrario, evento que provocó, a su vez, la consabida reacción de los aficionados de El Poste.

Hubo golpes por distintos lados, por todas las áreas del campo; intervino la policía para calmar los ánimos, pero sólo por uno segundos, ya que los encolerizados seguidores, tanto cancabchenses como “anfitriones”, volvieron a trenzarse a porrazos. Una pelea de aquellas…

Parecía que la situación se calmaba, pero como no podía faltar, personas en estado de ebriedad se largaron a insultar a diestra y siniestra a los “rivales”, encendiendo aún más las cosas entre los habitantes de la comunidad, quienes al ver que el incidente amenazaba con tomar un giro más grave, pidieron a los visitantes irse.

Estos, en lugar de hacer caso, procedieron con una “guerra” de pedradas hacia jugadores y aficionados de Cachorros, donde ni niños, ni mujeres, ni nadie, se salvó de la “cocoliza”, viéndose únicamente cómo corrían desesperados en busca de refugio. Ante la confusión, los fans locales respondieron también con piedras la agresión

En el colmo del agravante, igual se arrojaron entre sí bates, pelotas; siendo inutilizado en el tole tole el equipo de sonido que amenizaba el juego, y destruida una “Tablet” del dueño del material.

Por allá, dos pedradas más hicieron mella en la frente de Fernando Ríos Caamal, y el veterano aficionado al “rey de los deportes”, Erasmo Herrera, resultó con lesiones en la nariz y una pierna; también un jugador de Cachorros terminó dañado en la frente con un objeto de los tantos que “volaron”, y un joven que vive enfrente del campo recibió un pelotazo en el pecho, que lo dejó con dolores.

 

LOS CORRIERON DEL PUEBLO

Ya en este “desbarajuste” sin control, habitantes de El Poste corretearon a peloteros y aficionados ebrios de Cancabchén, hasta sacarlos del pueblo. Pero ni así se suspendió el intercambio de proyectiles entre quienes huían y quienes perseguían.

Otras “víctimas” de esta vergonzosa camorra fueron dos vehículos, los cuales fueron impactados en los parabrisas por toda clase de golpes. La policía no detuvo a nadie, ni siquiera al iniciador de la atroz riña. Como si hubiera estado “pintada”…

De hecho, pobladores y aficionados de varias comunidades y de la cabecera municipal presentes en el juego, lamentaron la actitud indolente de los agentes.

 

NI LOS JUECES SE SALVARON

En el altercado, ni los umpires, ni tampoco el presidente del circuito, Porfirio Chi Cauich, se salvaron de los “catorrazos”: igual huyeron del pueblo.

Jugadores de El Poste, al finalizar el triste evento, festejaron su presunto campeonato y hasta se rociaron con sidra, dieron la vuelta olímpica al campo de béisbol y encima recibieron los aplausos de la gente. Una cosa de no creer…

Aunque no es la primera vez que se dan esta clase de bochornosos incidentes en las ligas que se juegan en toda la geografía estatal, indudablemente este se trata de uno de los peores en su clase.

Noticia anterior

Lucen Campechanos en el Nacional de grado III

Siguiente noticia

Exitosa “I Carrera Familiar”