Inicio»Deportes»Se escapa toro en Nunkiní y desencadena el infierno

Se escapa toro en Nunkiní y desencadena el infierno

0
Compartidos
Google+

CALKINÍ.— Momentos de tensión, desesperación y angustia vivieron los nunkinenses cuando un toro de media tonelada de peso se escapó justo cuando iba ser ingresado al coso para su lidia, correspondiente a la feria en honor a San Diego de Alcalá. La correría terminó con una persona trasladada de emergencia al Hospital Comunitario.

Los hechos se registraron la tarde-noche de ayer, durante la cuarta corrida, pasadas las 6:30, después de que el vehículo que transportaba el ejemplar se colocó en la entrada de los toriles. Todo indica que las cajas no estaban bien cerradas  y el astado se fugó, topándose con la multitud que estaba en el sitio.

En su afán de huir, el rumiante alcanzó a lesionar a algunas personas, e incluso una motocicleta fue parte de la embestida; el animal también dejó estropeados puestos y rompió una pantalla de proyección, propiedad de un grupo musical.

Ante el peligro que presentaba, pobladores y vaqueros optaron por lazarlo y sacrificarlo varias cuadras después.

Afortunadamente en el lugar había personal de la Cruz Roja, que atendió a tres personas, entre ellas a un hombre de 58 años de edad que recibió dos cornadas, según informaron elementos de la institución.

De igual forma un anciano de 83 años fue víctima de los acontecimientos, pues recibió un empujón por parte de los presentes, que en su desesperación no mostraron mayores recaudos.

El señor recibió algunos golpes luego de caerse, siendo también auxiliado por los paramédicos; poco después lo llevaron a su domicilio.

Igual una mujer de 75 años salió herida del tumulto. Su caso fue algo peor debido a que sufrió una crisis nerviosa al ver al animal abalanzarse sobre lo que encontraba.

Muchos en los palcos optaron por lanzarse al ruedo y correr buscando refugio; esto derivó en un caos de empellones de todos contra todos. En lo crítico del evento, varias personas recurrieron a solicitarle al personal de la ambulancia “atrapar” al astado, pues su función “es salvaguardar las vidas humanas”.

La Policía Municipal informó que en su afán por reducir el estado de cosas tranquilizaban a  la  gente, que entre niños y señoras pegaban alaridos invocando la  ayuda de San Diego de Alcalá.

La tropelía incluyó a borrachitos gritando y corriendo detrás del animal, y junto con ellos toreros y curiosos.

Los daños materiales ascendieron a los 100 mil pesos. El comité organizador se comprometió a pagar los gastos ocasionados. Posteriormente, la corrida se realizó “normalmente”.

 

Noticia anterior

Asesina a su hijo por ser homosexual

Siguiente noticia

Por seguridad cierran museos los lunes: INAH

1 Comentario