Inicio»Deportes»Dan despedida a El Pana

Dan despedida a El Pana

0
Compartidos
Google+

APIZACO, Tlaxcala (Notimex).— El famoso diestro mexicano Rodolfo Rodríguez “El Pana” fue ovacionado por última vez por aficionados taurinos de Tlaxcala, quienes lamentaron su fallecimiento después del fuerte golpe que recibió durante una corrida en Durango.

Con su música favorita, los pasos dobles españoles, aplausos y entre gritos de “torero, torero”, El Pana recibió nuevamente el cariño de su público, luego que su cuerpo llegó proveniente de Guadalajara, donde fue declarado muerto de un paro cardiaco el pasado jueves.

Su arribo a esta ciudad era esperado por varios aficionados y la prensa especializada en el Auditorio Municipal “Emilio Sánchez Piedras”, donde vio la luz hace 64 años (22 de febrero de 1952).

Luego de una larga espera, el cortejo llegó en la madrugada, alrededor de las 4:30 horas de ayer, a este sitio, donde fue velado por algunas horas y después fue trasladado al coso que lleva su nombre.

Al respecto, Rafael Gil “Rafaelillo”, torero retirado, presente en la velación del matador, señaló en entrevista que El Pana contribuyó mucho a la fiesta brava mexicana.

Él fue construyendo su carrera “con esfuerzo, entrega, y sobre todo con mucho cariño” a la tauromaquia de nuestro país, agregó el diestro.

Por otra parte, aficionados reconocieron que Rodolfo Rodríguez fue un ejemplo de entrega a su profesión. “Hoy inicia la leyenda del Pana, vamos a recordarlo cada que vengamos a la plaza, fue un ejemplo durante toda su carrera, y es lamentable su muerte”, expresó uno de sus amigos de infancia, quien prefirió no dar su nombre.

Más tarde, el cuerpo del matador de toros fue llevado hasta la plaza que lleva su nombre, ubicada a un costado del auditorio municipal, donde se realizó el tradicional paseíllo, como lo hizo muchas veces, cuando se entregaba en cada corrida.

En este lugar nuevamente, con música de pasos dobles interpretada por la orquesta del Gobierno del Estado, y entre nutridos aplausos el diestro fue recibido por los aficionados.

El Pana recorrió desde las grandes plazas españolas y mexicanas, hasta los sencillos cosos de pueblos alejados en ambos países.

Noticia anterior

Hermetismo en caso del “robo” de menor

Siguiente noticia

Entrenamiento con Garayeva