Inicio»Deportes»Seybaplaya se deja vencer en su casa por Champotón

Seybaplaya se deja vencer en su casa por Champotón

0
Compartidos
Google+

CHAMPOTÓN.— Arrancó la novena jornada de la segunda vuelta de la Liga Estatal Campeche de Béisbol (LECB), y Triángulo Rojo de Seybaplaya perdió en su doble compromiso con Guerreros de Champotón, a pesar de que los seybanos dieron buena pelea en el primer encuentro.

Los marcadores finalizaron 7 x 3 y  4 x 0, siendo la sede de ambos descalabros el Estadio “Ramón Félix Flores” de Seybaplaya.

Desde la primera entrada el rojo Wilfrido Flores y el guerrero Francisco Gómez se trenzaron en un duelo de pitcheo que duró hasta la tercera entrada, cuando se puso adelante el cuadro local al pegar doblete Santiago Moo y luego ser impulsado al plato con batazo de Juan Cupil.

Acto seguido, José Moo igual se embasó y Ernesto Delgado atizó otro tablazo de dos esquinas para impulsar a Cupil y Moo.

La reacción de los champotoneros vino en la parte alta de la quinta tanda, al haber dos hombres en base con dos tercios fuera.

En esta oportunidad, Abraham Ortega le pegó a la paloma con toda su fuerza instalando en la goma a José Cosgalla y Fernando Uribe, acercando a su club 3 a 2.

Guerreros logró el triunfo en la sexta tanda: Ítalo Motta pegó imparable para mover a Alexis Facundo a segunda, quien hizo la del empate.

Luego, con un racimo de cuatro carreras cerraría la pizarra 7 a 3, ante el azoro de los locales, que vieron cómo se les fue el juego de las manos.

Ganó el cotejo Francisco Gómez, quien contó con ayuda de César Yah; Wilfrido Flores se llevó el revés.

 

SEGUNDO JUEGO

Guerreros venció a Triángulo Rojo pintándolo de blanco 4 x 0. Luis Castillo obtuvo el triunfo, que compartió con Irving Díaz. En contraparte, Jeiler Castillo y Ernesto Delgado sufrieron el fracaso.

Champotón cocinó la victoria en la quinta entrada, al realizar dos carreras en los botines de Marcos Vechionacci y Abraham Ortega. Dos más en el sexto inning cerraron la blanqueada.

 

CONATO DE BRONCA

El partido tuvo pleito incluido cuando estaba igualado 0-0 en el tercer rollo, mientras tiraba Díaz.

En la caja registradora se presentó Juan Aké, cuando una pelota se le “chispoteó” al lanzador visitante. Pero Aké no creyó en la inocencia de Díaz y pronto se hicieron de palabras.

Del verbo pasaron a los recordatorios maternos dándose un desborde de bancas y una lucha de empellones e insultos entre los dos equipos, que al final sólo quedó ahí pues tanto el personal de ampayeo como los cuerpos técnicos evitaron que la sangre llegara al río.

Noticia anterior

Impulsa “Buen Fin” ventas en comercios

Siguiente noticia

Siguen problemas con la basura