Tribuna Campeche

Diario Independiente

Piratas de Campeche, 39 años de historia en la LMB

Da click para más información

A unas horas de que la organización Piratas de Campeche inicie una nueva travesía en la Liga Mexicana de Béisbol, la 39 de su historia, muchos son los momentos que vienen a la memoria de los aficionados, en particular de aquellos considerados de “hueso colorado” y que han demostrado que tanto en las buenas como en las malas, e incluso en las peores, siempre se debe apoyar a los “bien amados”.

Son 39 campañas en las que han desfilado importantes peloteros, tanto nacionales como extranjeros, algunos que mantuvieron y superaron las expectativas, y otros que pese a la “etiqueta” que los distinguía terminaron por pasar sin pena ni gloria, aspectos que principalmente se observaron durante la existencia del mítico Estadio “Presidente Venustiano Carranza”.

Pero que a partir del 2001 con la apertura del nuevo “Nelson Barrera Romellón”, de una tumba la casa del equipo Piratas de Campeche pasó a ser el paraíso de los bateadores, tanto así que en las últimas campañas se han conectado más del centenar de cuadrangulares.

Pero así como uno y otro parque son ejemplos de caras diferentes, comparten un aspecto en particular: haber albergado dos campañas que concluyeron, para beneplácito de la organización y de la afición, con la obtención del campeonato del circuito veraniego en los años 1983 y 2004, este último el más recordado, pues fue en esta ciudad donde se consumó el éxito y lo vivieron los aficionados en carne propia.

Sin embargo eso no demerita lo ocurrido en 1983, donde la organización, entonces encabezada por don Jaime y Vicente Pérez Avellá, con tres años de haber llegado a esta plaza procedente de Durango y con un plantel por el cual la mayoría no daba muchas esperanzas de éxito, se impuso a un sistema de competencia que no volvió a verse a la fecha, pasando por encima de equipos poderosos de la época y que aún hoy día lo son, como Diablos Rojos de México y Tigres, para llegar a la serie final donde enfrentó a un experimentado José “Zacatillo” Guerrero y sus Indios de Ciudad Juárez.

Jugadores como Miguel Ángel Castelán, Albino Díaz, José Juan Bellazetín, Ramón Lora, Teo Martínez, Guillermo Rodríguez, Jorge Luis Hernández, Porfirio Mendoza, Ricardo Herrera, Hermilo Alonso, Francisco Aviña, Francisco Estrada como mánager-jugador, Jaime Orozco, Germán Jiménez, Aníbal Díaz, Reyes Urías, Gelasio Guzmán, Julio César Dívison, entre otros, enfrentaron a grandes adversarios como Teodoro Higuera, Miguel Alicea, Nicolás Montaño, Matt Dorin, en cuanto al pitcheo, y al bateo de Ricardo Durán, Jaime López, Leobardo Figueroa y Guadalupe Valle, quienes llevaron a los aficionados al éxtasis tras definir el campeonato en un séptimo y decisivo juego.

 

PRIMER GALLARDETE

La historia es conocida por todos los seguidores de Piratas, con pizarras de 5-4 el primer juego a favor de la novena fronteriza, 11-4 para los parchados, 4-0 para Ciudad Juárez, 2-0 y 1-0 a favor de Campeche, 4-2 para Indios que forzó el séptimo juego jugado en el Parque “Cruz Blanca” el 12 de septiembre de 1983, con triunfo para los filibusteros por pizarra de 14 carreras a 6, un campeonato que no se festejó como se hubiera querido, pues la organización Pérez Avella decidió mudarse a Toluca al año siguiente.

Pero 21 años después (2004), ese grito de júbilo que significa festejar en grande un campeonato de la Liga Mexicana lo dio la afición de Campeche al ganar Piratas su segundo gallardete, coincidentemente de la mano del “Gordo de Oro” Francisco Estrada Soto, quien es a la fecha uno de los mánagers más ganadores del béisbol mexicano y que dejó gratos recuerdos entre los seguidores del buque filibustero.

La víctima en aquella ocasión fue Saraperos de Saltillo, escuadra que inició en casa la serie final aplastando a los filibusteros con pizarra de 15 carreras por 4, pero a partir del segundo juego los campechanos ligaron los cuatro triunfos que le aseguraron el campeonato. Primero empataron la serie con pizarra de 3 por 2, victoria en 11 entradas con un cuadrangular de Rubén Rivera con uno en base y Danny MaGee en el montículo.

Posteriormente ganaron 3-1 con Francisco Campos en la loma, 5-4 en el cuarto con bateo decisivo de Rubén Rivera quien conectó cuadrangular de tres carreras, y finalmente 4-3 en el quinto y definitivo con pitcheo de Danny MaGee y bateo de Óscar Ramírez, aunque en general se recuerda a Willis Otáñez, Emil Brown, Roberto Mejía, Roberto Vizcarra, Emmanuel “Peque” Valdez, Manuel Rodríguez, Narciso Elvira, Miguel Ruiz, entre otros que hicieron de aquella noche del 3 de agosto una fiesta que jugadores y aficionados llevaron por todo el malecón de la ciudad.

Ahora toca iniciar una nueva aventura, donde la tradicional misa y presentación del equipo la noche de ayer marcó la pauta para la nueva travesía que arranca mañana cuando el buque inicie su trigésimo noveno año en el mejor béisbol del país enfrentando de visitante a Pericos de Puebla.