Tribuna Campeche

Diario Independiente

Garret da vibrante concierto en México

Un gran debut en México fue el que tuvo el violinista alemán David Garret.

MÉXICO, DF.– Un gran debut en México tuvo el violinista alemán David Garret, quien emocionó a miles de personas en un enérgico y vibrante concierto en el Auditorio Nacional.

En punto de las 20:48 horas de este martes sus músicos en bajo, guitarra, batería y teclado salieron al escenario, pero la sorpresa fue que Garret apareció en medio de la gente avanzando lentamente a la tarima mientras interpretaba la clásica “Eye of the tiger”.

“Buenas noches. Estoy contento de estar en México; muchas gracias”, dijo al practicar español. “Es el único español que me sé, tal vez la próxima vez serán más oraciones”, bromeó el artista.

Con un repertorio basado en música de diversos estilos y países, llevó al recinto de la intensidad a la tranquilidad con temas como “We will rock you” (Queen), “Swan lake”, la cual dedicó a su madre que fue bailarina de ballet, “Viva la vida” (Coldplay) y “Thunderstruck” (AC/DC).

El músico pronto se acostumbró a despertar los gritos de los asistentes, sobre todo entre las mujeres que suspiraban y le gritaban constantemente “te amo”.

Una noche colmada de historias y anécdotas antes de cada interpretación llenó de risas el coloso de Reforma, que tuvo su paso por la música brasileña con “Tico Tico” y la argentina con “Por una cabeza”, en la cual lo acompañó Martynas en el acordeón.

En “Scherzo 9th” bajó nuevamente a tocar entre el público, para demostrar por qué es considerado el violinista más rápido con “Master of puppets” (Metallica) y tomarse un descanso intermedio de veinte minutos para volver con un poco de melancolía en “She’s out of my life” y nuevamente a la potencia con “A la turca”, “Cry me a river” (Justin Timberlake) o “The show must go on” (Queen).

“Es mi primera vez en la Ciudad de México y tengo que ser honesto: yo esperaba mucho, pero no me esperaba esto, así que muchas gracias”, expresó con una sonrisa.

Uno de los momentos más emotivos fue cuando pidió al público encender las luces de sus celulares y el recinto se iluminó mientras de fondo se escuchaba su versión de “Hey Jude” (The Beatles”, con la gente cantando y despidiéndolo de pie.

“La música es mi vida y algo quizá más importante es el público, gracias por hacer mi sueño realidad. Es el show más sorprendente de mi vida. Ciudad de México, ¡te amo!”, exclamó.