Tribuna Campeche

Diario Independiente

Alejandra Guzmán se presentó en Acapulco

ACAPULCO, Gro.– La extravagancia de la cantante Alejandra Guzmán llegó a este puerto con un espectáculo diferente al de su gira anterior, donde además de rockear con todo el corazón, se dio tiempo para bailar tap y practicar danza prehispánica.

Durante casi dos horas, la ex coach de “La Voz… México” cantó sus mejores éxitos en el Fórum de Mundo Imperial ante cuatro mil fanáticos, cifra de acuerdo con los organizadores, a quienes volvió cómplices de una aventura musical.

“Qué bonito es estar en Acapulco. Yo sé que esta noche es muy especial, para mí y gracias por acompañarme, por tener el valor, la paz y la cordura de estar aquí esta noche y quiero pedir una cosa: quiero rock y paz esta noche”, mencionó.

“Gracias a ustedes, esto se puede lograr”, declaró Guzmán después de entonar las piezas “Ruge el corazón” y “Reina de corazones”, durante las cuales no paró da bailar en el entarimado mientras que lucía un sensual atuendo negro con brillantes.

Segundos después una inmensa luna llena llegó a este recinto y con esto el tema “Luz de luna”, en el cual la protagonista de este espectáculo subió las escaleras de una tarima móvil que se instaló sobre el escenario.

La hija de Silvia Pinal aprovechó este encuentro con su fanaticada para decir que vive una etapa muy bella en su vida, en la cual ve las cosas más claro.

“A veces cuesta trabajo despertar, a veces duele, pero algún día vas a despertar”, señaló la compositora, quien estuvo acompañada por músicos originarios de Puerto Rico, El Salvador y Venezuela, antes de la balada “Despertar”.

 

PAZ

“Yo creo que todos los países necesitan de paz y esta canción es para un pequeño error que tuve en la vida”, comentó antes de cantar “Mi peor error”.

“Eres muy especial, arriba el corazón”, dijo antes de interpretar “Ten cuidado con el corazón”, momento en el que hubo una lluvia de globos rojos y el coro de miles de acapulqueños.

Después de “Caramelo”, seis músicos se colocaron enfrente de la tarima para mostrar durante algunos minutos su talento con los tambores.