Tribuna Campeche

Diario Independiente

Mientras Rubí es cantante, su abuelita vive en el olvido

A sus 97 años es pepenadora y hay días en los que no tiene para comer.

San Luis Potosí.- Entre las paredes de una casa de ladrillo, vive Demetria García Puente, abuela de la quinceañera más famosa de México, Rubí. La mujer a sus 97 años es pepenadora y luce agotada por el tiempo y el abandono.

Demetria vive junto a su hijo enfermo, hermano de Crescencio Ibarra, y hay días que pasan sin probar ningún bocado. Contrario a la vida que tiene su hijo en La Joya, al lado de su hija que va abriéndose camino en el mundo de la música.

Ellos viven en Ampliación Guadalupe, Matehuala y con trabajo alcanzan a ganar 90 pesos diarios por la recolección de PET. Esa cantidad les permite prepararse una sopa de fideo, frijoles o coser papas para pasar el día.

Felipe Ibarra García está saliendo de una operación de cataratas, por lo que no puede hacer mucho para ayudar a su madre. Asegura que su hermano, padre de Rubí, no se ha aparecido por ahí, “Ni nos invitaron a la fiesta, somos pobres”.

Esta historia se dio a conocer por las redes sociales, aunque algunos aseguran que no es responsabilidad de la cantante ni de su familia mantener a su abuela, otros señalan que por lo menos debería visitarla.

Además evidenciaron a Crescencio por ser prestamista y quedarse a base de trampas algunas propiedades.

Fuente: EXC