Inicio»Espectáculos»Gana La Chilindrina récord Guinness

Gana La Chilindrina récord Guinness

0
Compartidos
Google+

CIUDAD DE MÉXICO.- María Antonieta de las Nieves ha interpretado a La Chilindrina durante 48 años y 261 días. Ese largo tiempo le mereció ganar el récord Guinness como la actriz con la carrera profesional más larga interpretando el mismo personaje infantil.

El 20 de octubre pasado, el adjudicador oficial de Guinness World Records, Carlos Tapia, sorprendió a la actriz en la Ciudad de México al entregarle oficialmente su certificado de récord junto con una copia de la nueva edición del libro GWR2022.

“La Chilindrina es un personaje muy reconocido en diversos países de Latinoamérica y el mundo. La experiencia y amplia trayectoria es incuestionable ya que, durante décadas, generaciones tras generaciones crecieron y disfrutaron de su personaje. Con mucho honor Guinness World Records certifica a María Antonieta de las Nieves ‘La Chilindrina’ con el título de récord de la carrera profesional más larga de una actriz interpretando el mismo personaje infantil”, indicó Carlos Tapia.

Durante más de tres décadas, De las Nieves ha recorrido México, Estados Unidos, Centro y Sudamérica con su espectáculo “El Circo de La Chilindrina”, le han hecho múltiples homenajes, ha recibido premios como la mejor comediante infantil y con su personaje ha grabado 17 discos.

Con su inconfundible vestido verde con amarillo, suéter rojo, zapatos negros de charol, lentes, dos colitas y pecas, La Chilindrina conquistó a miles de televidentes haciendo de sus juegos y aventuras en el reconocido programa de “El Chavo del Ocho”, un momento de diversión para los más pequeños.

“Gracias a mi Chilindrina, tengo este reconocimiento tan maravilloso que me llena de alegría y satisfacción” dijo la actriz.

La nueva edición del libro de Guinness World Records 2022 con páginas exclusivas de récords de América Latina, ya está disponible para venta en tiendas y online.

Noticia anterior

Huachicoleros no dan tregua

Siguiente noticia

Xtampak y Chichén Itzá comparten efectos de sombra en equinoccios