Tribuna Campeche

Diario Independiente

Roger Waters finiquita su deuda con los mexicanos

Da click para más información

 

CIUDAD DE MÉXICO (Agencias).— La espera valió la pena. Roger Waters saldó la cuenta con el público mexicano, luego de haber aplazado su tour “This is Not a Drill” por la pandemia en 2020.

Miles de almas cantaron y se desgarraron la garganta sintiendo los éxitos del inglés, tanto en su paso como bajista de Pink Floyd como de solista.

El escenario en 360 grados estaba dividido en cuatro cuartos con pantallas que mostraban imágenes de ciudades destruidas por la guerra, pueblos y ciudades desoladas de gente caminando a la deriva.

Así sonó “Comfortably Numb”, una canción del disco de “The Wall” que regularmente toca al final del show.

Pero Waters decidió iniciar con ella su concierto mientras la gente cantaba y grababa con sus celulares, pese a la recomendación al inicio de no usarlos.

Así vino el paso a temas del disco “The Wall” como “The Happiest Days of Our Lives” o los clásicos “Another Brick In the Wall” parte 2 y 3.

Así dio un salto a su etapa solista en el disco Radio K.A.O.S con “The Power That Be”, con imágenes de los muertos por las guerras emprendidas por Estados Unidos, que iniciaron con la figura de Ronald Reagan y los más de 30 mil muertos en Guatemala.

Así siguieron “The Bravery of Being Out Of Range”, en la que leyó una carta en español sobre las injusticias en el mundo, como la invasión a Dakota del Norte por parte de Black Snake.

La gente estaba enloquecida con el recital del británico al llegar a “Have a Cigar”, del disco “Wish You Were Here”, pero el respetable enloquecería con el exitoso “Wish You Were Here”, del mismo álbum.

“How, How I wish You Were Here… We’re just two lost souls swinging in a fish bowl, year after year…” retumbaba en todo el Domo de Cobre.

Durante la canción, aparecían comentarios, en inglés, de cómo Roger conoció a Syd Barrett, el primer vocalista de la banda y que tuvo que abandonarla por su adicción a las drogas.

Siguieron, de manera más relajada, “Shine on You Crazy Diamond”, de la parte seis a la nueve. Y, a manera de homenaje a George Orwell, “llego Sheep”, del disco “Animals”, mientras se veían imágenes de algunos animales en pantalla y, desde luego, de una oveja.