Tribuna Campeche

Diario Independiente

Walt Disney, el hombre que cambió al cine

Da click para más información

121 AÑOS DE SU NACIMIENTO

CIUDAD DE MÉXICO.— Han pasado 121 años del nacimiento de Walt Disney, el hombre que cambió el cine y cuyo legado es actualmente uno de los mayores emporios dentro del mundo del entretenimiento. Walter Elias Disney nació en Chicago, Illinois el 5 de diciembre de 1901 y murió en California el 15 de diciembre de 1966, cuando había cumplido 65 años. Desde muy pequeño demostró interés en el arte y comenzó a realizar sus primeros dibujos cuando todavía era un niño.

A los 18 años inició su trabajo como ilustrador y en la década de los años veinte fundó su estudio junto a su hermano, Roy. El talento y creatividad de Disney se mostraron desde un inicio y pronto cautivó a todo el mundo cuando creó el emblema de su empresa: Mickey Mouse.

El éxito no tardó en llegar y con ello el crecimiento de su productora que comenzó a innovar en cuanto a técnicas de animación, sonido y grabación. Nadie podrá negar que Walt Disney fue un pionero con amplia visión hacia dónde quería dirigir su trabajo. El siguiente gran logro fue la creación del primer largometraje animado que llevó el nombre de “Blancanieves y los siete enanos” (1937). A este éxito le siguieron “Pinocho” y “Fantasía” (1940), “Dumbo” (1941) y “Bambi” (1942).

Si bien en la actualidad muchas de las escenas que Disney mostraba en sus largometrajes animados son censurables, en su momento reflejaron parte de la cotidianidad e idiosincrasia de la sociedad de la época. Así pudimos ver a un niño como “Pinocho” fumar y beber y qué decir de la escena donde un bebé elefante se embriaga y tiene alucinaciones en medio de un ambiente hostil y de violencia laboral y física.

Para la década de los años cincuenta, el fenómeno de Walt Disney se expandió a los parques de atracciones y fue así como en 1955 abrió Disneyland en California. Todavía en la actualidad ir a este tipo de parques de diversiones es todo un sueño para muchas personas alrededor del mundo y es un negocio sumamente lucrativo.

El genio Disney no solo se conformó con las cintas animadas, sino que también incursionó en historias con protagonistas de carne y hueso y fue así como en 1964 llegó a los cines la icónica “Mary Poppins”, la cual se convirtió en su momento en la cinta más galardonada del estudio tras ganar cinco premios Oscar a la mejor actriz (para Julie Andrews), mejor montaje, mejor banda sonora, mejor canción original (por “Chim Chim Cher-ee”) y por mejores efectos visuales, además de haber sido nominada a ocho premios más.

Para los norteamericanos, la figura de Walt Disney es un símbolo de su cultura y, aunque el estudio ha enfrentado casos de plagio en diversos productos (como el “Rey León” versus “Kimba, el león blanco”), los fans del trabajo del empresario estadounidense son fieles a su trabajo y a la marca que es en la actualidad una de las más importantes dentro del mundo del entretenimiento.